Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3  

CDMX, 13 de julio, 2021.- Juan Antonio Valdés Gómez (1954-2011) fue un arqueólogo  guatemalteco que estudió en  la  Escuela  de  Historia  de  la  Facultad  de  Humanidades  de  la  Universidad  de  San  Carlos, graduó con una tesis que llevó como título “Murciélago: Un sitio arqueológico en la Ribera Norte del Lago de Izabal”. Estudió en la Escuela de Historia de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC). Cuando empezó en la San Carlos (1973) todavía no existía la carrera de arqueología como tal, pero al poco tiempo se abrió la especialidad y él fue la segunda persona en obtener el grado de Licenciatura en Arqueología en Guatemala concluyendo su examen profesional en 1979.   

Durante sus años de estudiante, entre 1975 y 1977 colaboró con  Alain Ichon y con  Henri Lehmann en el proyecto de San Andrés Sajcabajá, que sería su primera experiencia de campo. En este trabajo se gestan sus relación  con los arqueólogos  de  la  Misión  Arqueológica  Francesa,  quienes  serían  los  impulsos  para  realizar  su  postgrado. Ichon lo invitó a estudiar en la Sorbona de París y contó con las enseñanzas prácticas y el apoyo moral de Marie-France Fauvet-Berthelot. Estudió en París en  la  Sorbona,  en  1980,  donde  primero  hizo  un  diplomado  sobre  Prehistoria  con el fin de aprender el idioma e involucrarse en el mundo académico francés; y se graduó como doctor con una la tesis titulada “Etude de Groupes D ́habitation du centre cérémoniel Maya du Mundo Perdido, Tikal, Guatemala”.  

De regreso en Guatemala, estuvo en 25 temporadas de excavaciones, su primer  proyecto que estuvo bajo su dirección  fue el de Uaxactun, que tuvo una duración de  tres años de trabajo de campo (1983-1986). En ese trabajo utilizó  su  formación y aplicó los conceptos teórico metodológicos que  normarían  todas  sus  investigaciones;  podemos  decir que el Proyecto Uaxactun fue el despegue de su quehacer en la disciplina, por eso el museo de sitio lleva su nombre.   

Fue asesor en los proyectos de reconstrucción del sitio  arqueológico  de  Aguateca  (1999-2000)  y  de  La  Blanca (2004-2008), así como de la reconstrucción del Templo III de Tikal (1993), y fue consejero en el Par-que Nacional de Tikal (1990-1992) y del sitio arqueo-lógico de Cuscatlán en El Salvador (1991). Su apreciación  arqueológica  de  Guatemala  cubrió  tanto  Tierras Bajas como Tierras Altas y Boca Costa, lo que le dio un amplio conocimiento del territorio guatemalteco,  pero  rebaso  el  suelo  patrio  y  trabajo  o  asesoró  proyectos en Honduras y el Salvador; ello le permitió conocer la pluralidad de la cultura maya y crear contrastes interesantes   

Con  la  Universidad  Nacional  Autónoma  de  México (UNAM), mantuvo constantes vínculos académicos en donde participó en las más importantes reuniones promovidas por el Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional  Autónoma  de  México,  desde  el  memorable  Primer  Coloquio  Internacional  de  Mayistas  realizado  en México en 1985 hasta el VIII Congreso Internacional celebrado  en  agosto  de  2010.    

La UNAM, edita la revista “Estudios de Cultura Maya”, que está destinada a la investigación, edita trabajos en español, inglés, francés y lenguas mayances; los artículos en otros idiomas, como alemán, ruso o japonés se traducen al español. Incluye algunas reseñas y notas necrológicas, pero su peso fundamental está en los artículos científicos, pues no es una revista de difusión. “Estudios de Cultura Maya” ha conservado desde hace 62 años la calidad de excelencia con la que se creó, pues sigue contando con la colaboración de mayistas distinguidos en distintas disciplinas y los trabajos siempre son sometidos a dictámenes académicos rigurosos.