Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3  

CDMX, 12 de mayo, 2021.- Antonio Pompa y Pompa (1904-1994) estudió en el Seminario Conciliar de la ciudad de México en donde adquirió su formación en Español Superior, Latín Clásico, Griego Clásico y Hebreo. Realizó también estudios en la Escuela Nacional de Antropología e Historia en materias de: Prehistoria, Estatigrafía y Cerámica, Paleografía, principios de Náhuatl, Introducción al estudio de la Historia.    

En el Seminario, también prestó, sus servicios como docente en la rama histórico-geográfica. Fue una de las mentes más ágiles y mordaces de su tiempo. Dirigió la Biblioteca Central del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Empleó diversos seudónimos como periodista, entre ellos: Próspero Miró, Chismográfo, y otros más. Fue autor de más de 40 títulos entre libros y folletos, y su labor periodística, en los que utilizó varios seudónimos para poder polemizar sobre temas tan variados como historia, geografía y arqueología.  

 Su labor como bibliotecario se inició en 1936, en esa fecha obtuvo una beca de la Fundación Rockefeller para dedicarse a la organización de los fondos de los manuscritos en la Biblioteca del antiguo Museo Nacional de México. Esta beca se prolongó durante ocho años y le permitió crear una de las bibliotecas más importantes del país.  

Bajo su dirección, la Biblioteca Central del Instituto Nacional de Antropología e Historia, comenzó a experimentar una transformación en sus servicios y estructura interna, dejando de ser un almacén, más o menos organizado de colecciones utilizadas exclusivamente por eruditos, para convertirse en un centro dinámico de actividad intelectual, al que concurrían estudiantes, investigadores y docentes, del país y del extranjero.  

Pompa y Pompa llevó a cabo un acopio de documentos y bibliotecas, rescató gran cantidad de materiales en riesgo de desaparición o de ser llevados fuera del país. Logró adquirir fondos tan importantes como las bibliotecas de Luis González Obregón, Vicente Lira, Luis Álvarez de la Cadena, Luis Gutiérrez Cañedo, y en 1970, la biblioteca de. Alfonso Caso y fondos de antiguas Bibliotecas Conventuales.  

En el Ex convento de la Merced contribuyó a formar la Hemeroteca Mexicana del siglo XIX y promovió la fundación del Departamento de Manuscritos y Libros de la Biblioteca Lorenzo Boturini en la Basílica de Guadalupe, y los Departamentos de Investigaciones Históricas en el Instituto Nacional de Antropología e Historia y en la Universidad Nacional Autónoma de México.  

En 1972 logró que la Editorial G.K. Hall & Co. de Boston publicara, a nivel internacional, el “Catálogo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia”, en diez volúmenes. Fue miembro de la Academia Nacional de Historia y Geografía, la Sociedad Mexicana de Antropología, la Academy of Franciscan History, el Congreso Mexicano de Historia, Miembro Patrono de la Casa Na-Bolom, de la Academia Mexicana de Sta. Ma. de Guadalupe.  

Recibió múltiples condecoraciones: la Orden de Martí, las Palmas Académicas de Washington, la Medalla Pérez Verdía, la Medalla Niños Héroes, y otras más.  

Fue autor de más de 40 títulos entre libros y folletos donde logró reunir más de 7 mil artículos sobre temas tan variados como historia, geografía y arqueología.