Pablo Cabañas Díaz /Noticias y Debate M3  

CDMX, 3 de septiembre,  2021.-Miriam Medrez Rudma  (1958) es una  destacada escultora mexicana, reconocida por el manejo del cuerpo femenino en su obra, especialmente en sus proyectos escultóricos en tela.   

En 1976, estudió la especialidad de Arte y Diseño Gráfico en la Universidad de Concordia en Montreal, Canadá. En 1979 egresó de la licenciatura en Artes Plásticas en la entonces Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM.   

Para estudiar escultura, se incorporó a diferentes talleres destacando el de Gilberto Aceves Navarro en dibujo, Jesús Martínez en grabado y Armando Torres Michua. En el campo de la tridimensionalidad jugaron un papel importante el manejo de los materiales que aprendió con el maestro Luis Nishizawa quien conocía ampliamente técnicas como la cera, la resina y el encausto.  

La presencia de la maestra Gerda Gruber, en su formación como escultora fue muy importante. Gruber llega a México desde la entonces Checoeslavaquia y un año después de su arribo en el año de 1976, abrió el primer taller de escultura en barro y cerámica de la ENAP-Xochimilco. En colaboración con sus primeros alumnos edificaron el horno de cerámica (en las nuevas instalaciones universitarias) el cual en su primera fase es realizado con leña, ante la escasez de recursos materiales.  

La vida estudiantil de Miriam Medrez, al igual que la de sus compañeros de generación, estuvo marcada por el cambio de espacio físico de la ENAP hacia a la zona de Xochimilco (periferia de la zona urbana de la ciudad de México).  

Esta mudanza fue sustancial debido a la lejanía y a la precariedad de los recursos durante los primeros años en esta nueva sede (1977-1978). Sumando a estos cambios debemos agregar las transformaciones curriculares de la ENAP-Xochimilco avocadas a centrar las prácticas artísticas en modelos de profesionalización.  

Fue de esta manera que Miriam Medrez se concentró en la formación de habilidades escultóricas, bajo la asesoría de la maestra Gerda Gruber quien inculcaba a sus discípulos una disciplina constante mediante el compromiso dentro del aula impulsándolos a pensar escultóricamente desde un lenguaje artístico.  

Insistiendo en formar escultores(as) competentes en México y en el extranjero dándole otro nivel a la cerámica, sacándola de la dependencia de la imagen bidimensional y de la pintura tradicional. Entre los integrantes de la generación que estudiaron en la misma época que Miriam Medrez podemos destacar a Rosario Guillermo, Martha Rotenberg (Argentina), Evelyn Cleveland (Brasil) y Román Garza (México) entre otros.  

En el año de 1984 Miriam Medrez cambia su residencia a la ciudad de Monterrey empezando una nueva etapa personal y profesional en esa importante ciudad. Durante este periodo se incorporó durante un año al taller experimental de creación de la extinta empresa Cerámica Regiomontana S.A, dicho taller funcionaba bajo la coordinación de Roberta y Cristina Brittingham. Ellas invitaron a la ciudad a la maestra Gerda Gruber y en colaboración con ella instalaron hornos suficientemente grandes para producir esculturas de gran formato.