Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3  

CDMX, 18 de febrero, 2021.- María Elisa García Barragán (1936-2019), heredó el conocimiento de los fundadores del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE), de la UNAM, quienes la formaron en lo profesional, pero también le compartieron lecciones de vida.  

El destacado historiador del arte mexicano, Justino Fernández le dio la oportunidad de ingresar al Instituto, por lo que le encomendó la tarea de transcribir notas periodísticas y de crítica de arte. Transcribió todo a mano y después en una máquina de escribir pues entonces no se contaba con computadoras, tabletas o cámaras digitales que facilitaran esa laboriosa tarea. Horas, hojas, fichas incontables la acompañaron en la Hemeroteca Nacional y otros archivos documentales para cumplir con esa encomienda.  

Clementina Díaz y de Ovando, su tía abuela y ejemplo en los estudios de la literatura y el arte, fue su guía en esa labor cotidiana. Ambas, sobrina y tía, compartieron proyectos, viajes, amigos. Había una relación familiar, pero sobre todo de colegas que debatían ideas, opiniones y reflexiones académicas.  

Heredó la rica biblioteca de su padre, Manuel García Barragán, abogado y político, quien estaba interesado por el arte, la literatura, la historia, la cultura, la filosofía, tuvo a su disposición la doctora un rico y singular acervo bibliográfico único en México. Su tío y padrino fue el arquitecto Luis Barragán, la figura más importante en la historia de la arquitectura moderna en México, ya que es el único mexicano que ha obtenido el Premio Pritzker equivalente al Nobel en esa disciplina.  

Maestros de la talla de Miguel León-Portilla reconocieron las aportaciones de García Barragán en lo que respecta al estudio de las antiguas culturas de nuestro país. Fue nombrada directora del IIE para el periodo 1987-1990, hecho que el recién fallecido ex rector Guillermo Soberón evocaba “la entrega de García Barragán a la vida académica”.  

De 1993 a 1997 se desempeñó como directora del Museo Nacional de San Carlos y de 2012 a 2013 como coordinadora cultural de los Festejos del Bicentenario. Fue asesora de actividades culturales, mantenimiento y restauración del Palacio de Minería de la Facultad de Ingeniería, UNAM, fundadora del Museo Manuel Tolsá que se ubica en dicho Palacio y presidenta de la Comisión Consultiva encargada de velar por la salvaguarda de ese inmueble.  

Formó parte del comité asesor para la Programación de las Conferencias sobre Cultura Latinoamericana en la Universidad de París VIII, Saint Denis. Perteneció a las Academias españolas de Bellas Artes de San Carlos de Valencia y de Nuestra Señora de las Angustias de Granada.  

Fue integrante del Centro de Investigación “Mentalités et Représentations en Espagne et en Amérique Espagnole”, dependiente del Instituto de Estudios Hispánicos e Hispanoamericanos de la Universidad París IV, Sorbona.  

El trabajo docente de García Barragán comenzó en 1959, con las cátedras en Historia de México, Historia universal e Historia del arte mexicano en la UNAM. De sus libros destacan José Agustín Arrieta. Lumbres de lo cotidiano (1998), Ángel Zárraga. Entre la alegoría y el nacionalismo (1992), Ramón López Velarde. Álbum, en colaboración con Luis Mario Schneider (1988), El pintor Juan Cordero. Los días y las obras (1984) y Dibujo y grabado en los siglos XIX y XX. Historia del Arte Mexicano (1982), entre otros. Fue una mujer que se adelantó a su tiempo y un ejemplo de la trayectoria académica de excelencia, en nuestra máxima casa de estudios.