Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3  

CDMX, 15 de febrero.- Alura Flores Barnes (1905-2000), nació en Cuernavaca, México, de madre estadounidense y padre mexicano. Su mundo siempre estuvo lleno de música, ya que su madre era concertista y su padre cantante. Decía que ella fue bendecida con el don de la danza. Era una mujer adelantada a su tiempo.  

En un momento en que en México más del 50 por ciento de la población era analfabeta, la maestra se graduó de la Escuela Nacional Preparatoria de San Ildefonso en 1924. Fue una deportista destacada en su juventud, que participó en equipos de natación, voleibol y baloncesto. Obtuvo el título de profesora de Educación Física y de profesora Normalista en la Escuela Nacional de Maestros.  

Más tarde se convertiría en una experta en la recitación poética y entrenaría equipos de voleibol y baloncesto femeninos. Su equipo de voleibol compitió en seis campeonatos nacionales y los acompañó a representar a México en dos Juegos Olímpicos. Aunque su facilidad para la declamación y sus contribuciones atléticas son enormes, su amor y pasión por la danza folclórica es de igual importancia.  

A principios de la década de 1930, mientras era maestra dentro del sistema de educación pública, la maestra Flores fue contratada para dar clases de educación física en las Misiones Culturales de México en zonas rurales de Chiapas. Fue afamada por haber documentado el baile llamado El Bolonchon de Chiapas.  

Enseñó danza folklórica en la UNAM durante cincuenta años, inició el grupo de baile Yolo Xochitl integrado por estudiantes universitarios También organizó un campamento de danza folclórica que se realizaba cada dos años en Oaxtepec, Morelos, México, conocido como Festivales Folklóricos Internacionales.   

Enseñó danzas folclóricas mexicanas en las ciudades europeas de Stuttgart, Hamburgo, Berlín, Zurich y Viena. Impartió talleres de danza folclórica patrocinados por la UNAM en San Antonio, Texas durante muchos años. Fue maestra habitual en la Federación de Danzas Folklóricas y de los Campamentos de Danzas Folclóricas que se celebraron en California y Texas.  

Visitó por primera vez la Universidad de Texas en Austin, Texas en 1972. Ella enseñó un taller y dio una conferencia a los estudiantes de El Grupo de Arte y Baile Folklórico de la Universidad de Texas en Austin. La doctora. Sanjuanita Martínez-Hunter fue la patrocinadora de ese evento en el que asistieron dos estudiantes universitarios Michael Carmona y Roy Lozano La maestra Alura visitaría Austin, Texas muchas veces incluso sería reconocido por el Representante Gonzalo Barrientos al reconocer sus aportes a la relación entre Texas y México en el Congreso de ese estado de la Unión Americana  el 9 de marzo de 1979.  

La doctora Gabriela Mendoza-García directora artística de la compañía de danza, de Laredo Little Theater expresó que “en 2014 y 2015 sus coreografías rindieron homenaje a las mujeres de las décadas de 1920 y 1930, quienes al bailar interpretaban los roles masculinos dentro de las danzas folklóricas mexicanas.  

Esa modalidad del rol femenino fue la base de su disertación en un artículo publicado en la revista académica Oxford Handbook of Ethnicity and Dance”. Mendoza-García manifestó:“ Desde que comencé mi  proyecto de investigación este entrelaza las historias de vida con las luchas políticas de Alura Flores y de Sanjuanita Martínez-Hunter, “por lo creé una coreografía especial en 2017 para honrar el trabajo que  Alura Flores de Ángeles enseñó a sus alumnos en los años 70”.  

Añadió que, aunque nunca conoció a Flores de Ángeles, escuchó historias acerca de ella de los labios de su tía Sanjuanita Martínez-Hunter, quien fue una profesora de danza en la Universidad de Texas en Austin. El festival de 2018 estuvo dedicado a la maestra Alura, conocida como la “Abuela de la danza mexicana”, como una forma de rendir homenaje a su memoria.  

El folklorista Ron Houston reunió sus propias notas sobre danza que tomó en la década de 1970 cuando Flores enseñaba a los estudiantes en los Estados Unidos. Ron señala que él “vio como una oportunidad de recrear sus danzas, partiendo de estas notas”. “Encontré las grabaciones que ella usaba y junto a mis estudiantes analizamos los patrones de baile descritos en las notas”.  

Hoy no todos reconocen el trabajo de Flores, pero sus danzas permanecen en los corazones y en el espíritu de los estudiantes a quienes enseñó por muchos años.  Para más información sobre esta destacada tarea que se realiza para valor la danza mexicana se recomienda ver la página de Internet https://gabrielamendozagarciafolklorico.com