Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3

CDMX, 8 de mayo, 2020.- Fue un atentado contra dos agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), al concluir el sexenio de Felipe Calderón. Años después de ese ataque, dos de los cargos más altos de la seguridad nacional de ese sexenio se encuentran en prisión en los Estados Unidos: Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública, (SSP), e Iván Reyes Arzate, ex comandante de la Policía Federal (PF) de México.

Al excomandante a quien no se le ningunea en México, fue arrestado el 23 de enero 2020, en los Estados Unidos, es un testigo clave sobre muchos sucesos que se vivieron entre 2006 y 2012.

¿Quién ordenó el atentado? Es una pregunta que, aunque se intuye quien fue no tiene una respuesta clara. Tampoco sabemos cuál fue el móvil de esa acción. ¿De qué se protegió a García Luna? Se aduce que hubo órdenes superiores, alegan los agentes hasta ahora detenidos. ¿Dadas por quién? 

El atentado tuvo lugar el 24 de agosto de 2012 en Tres Marías, municipio de Huitzilac, en el Estado de Morelos. Policías federales dispararon contra de una camioneta que supuestamente transportaba a funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos en México. Quienes disparaban al vehículo lograron despedazar el blindaje. Queda claro que el objetivo de los agentes federales era “ejecutar” a quienes iban en la camioneta.

Los nombres de los agentes proporcionados en las indagatorios fueron: Chess Hoods Garner y Stan Dove Boss, y un capitán de la Armada de México al que no se identificó –y que fungía como chofer. La camioneta era una Toyota, Land Cruiser modelo 2010.

Se trató de ocultar los hechos ocurridos en Tres Marías, pero La Jornada publicó el 12 de septiembre de 2012, grabaciones que revelaban que los policías federales violaron protocolos de acción y dispararon sin que mediara agresión.

El diario además señaló que había cuatro videos, y tres grabaciones de lo persecución. Ante esta situación el 18 de septiembre de 2012, Genaro García Luna ante las más altas autoridades del gobierno de Estados Unidos, se disculpó por el ataque de policías federales. “Quiero aprovechar para pedir una disculpa institucional y personal por los hechos ocurridos en Tres Marías”, se lee en la transcripción de las palabras del entonces secretario de seguridad pública, ante el Grupo Consultivo de Alto Nivel de la Iniciativa Mérida, del Departamento de Estado y que fueron filtradas a la revista Proceso.

Esas disculpas fueron externadas a la secretaria de Estado Hillary Clinton, el procurador general Eric Holder y Janet Napolitano, quien era la secretaria de Seguridad Interior.  García Luna fue obligado a manifestar: “Vamos a hacer todo para castigar a los responsables”.

Felipe Calderón sabe quién es García Luna y por qué perpetró el atentado contra los agentes de la CIA y un capitán de la marina mexicana. El subordinado del expresidente siempre fue una figura truculenta y misteriosa para Washington.

Calderón evitó hacer comentarios sobre los cientos de reportes de los nexos que tenía su “hombre fuerte” con el crimen organizado. Informes recabados en México y en Estados Unidos, que señalan las múltiples relaciones de García Luna con miembros del narcotráfico. Con los hermanos Beltrán Leyva, con Los Zetas y el Cártel del Golfo.

Diferentes voces denunciaron la relación de García Luna con los cárteles del narcotráfico. Desde La Barbie hasta José Luis Santiago Vasconcelos, el zar antidrogas, quien dijo públicamente que García Luna, protegía a los hermanos Beltrán Leyva. En aquellos años, seguían unidos al cártel de Sinaloa y eran conocidos como La Federación.

Édgar Valdez Villareal, La Barbie, en una carta publicada el 28 de noviembre de 2012 en el periódico Reforma, aseguró que García Luna estaba en la nómina de los grupos del narcotráfico desde hace 10 años. “Me consta que ha recibido dinero de mí, del narcotráfico y de la delincuencia organizada, señalaba La Barbie.