Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3

CDMX, 27 de abril, 2020.- La doctora Ute Lotz-Heumann historiadora de la Universidad de Arizona, publicó un artículo para dar respuesta a la invitación que hizo la escritora Jen Miller quien a principios de abril solicitó a los lectores del New York Times la tarea de emprender un diario sobre sus vivencias en torno al coronavirus.

Hoy se aprecia que durante una pandemia en el siglo XVII menciona  Lotz-Heumann, un administrador naval británico llamado Samuel Pepys escribiera  un diario de  1660 a 1669, años en los que estuvo presente un brote severo de peste bubónica en Londres.

Las epidemias siempre han perseguido a los humanos, pero rara vez tenemos una visión tan detallada de la vida de una persona durante una crisis de salud. No había reuniones de Zoom, pruebas de manejo o ventiladores en el Londres del siglo XVII. Pero el diario de Pepys revela que hubo algunas semejanzas sorprendentes en cómo la gente respondió a la pandemia.

Para Pepys y los habitantes de Londres, no había forma de saber si un brote de la peste que ocurrió en la parroquia de St. Giles, una zona pobre fuera de las murallas de la ciudad, a fines de 1664 y principios de 1665 se convertiría en una epidemia.

La peste entró por primera vez en la conciencia de Pepys lo suficiente como para justificar una entrada en el diario el 30 de abril de 1665 en la que menciona: “Grandes temores aquí en la ciudad”, escribió, “se dice que dos o tres casas ya están cerradas. Dios nos conserve a todos “.

Pepys continuó viviendo su vida normal hasta principios de junio, cuando, por primera vez, vio casas “cerradas”, el término que sus contemporáneos usaban para la cuarentena, “marcados con una cruz roja en las puertas”., y ‘Señor, ten piedad de nosotros’, afirma en su diario. Después de esto, Pepys se preocupó cada vez más por el brote.

Pronto observó cadáveres que fueron llevados a su entierro en las calles, y varios de sus conocidos murieron, incluido su propio médico.

En plena pandemia redactó su testamento, subrayando, “sobre calles desiertas; los peatones que encontró estaban “caminando como personas que se habían despedido del mundo”.

En Londres, la Compañía de Empleados Parroquiales imprimía en esa época “cuentas de mortalidad “, que eran los recuentos semanales de entierros.

A fines de agosto, citó la declaración de mortalidad por haber registrado a seis mil 102 víctimas de la peste, pero temía “que el número real de muertos esta semana sea cerca de 10 mil”, principalmente porque no se contabilizaron las víctimas entre los pobres urbanos.

A mediados de septiembre, todos los intentos de controlar la plaga estaban fallando. Las cuarentenas no se aplicaban .El distanciamiento social, en resumen, no estaba sucediendo. Estaba igualmente alarmado por las personas que asistían a los funerales a pesar de las órdenes oficiales.

Aunque Pepys vivió durante la Revolución Científica, nadie en el siglo XVII sabía que la bacteria Yersinia pesti transportada por las pulgas causaba la peste. En cambio, los científicos de la era teorizaron que la plaga se estaba extendiendo a través del miasma , o “aire malo” creado por la materia orgánica en descomposición e identificable por su mal olor. Algunas de las medidas más populares para combatir la peste involucraban purificar el aire fumando tabaco o sosteniendo hierbas y especias frente a la nariz.

El tabaco fue el primer remedio que Pepys buscó durante el brote de peste. A principios de junio, ver casas cerradas “me hizo pensar mal de mí mismo y de mi olor, por lo que me vi obligado a comprar un poco de tabaco para oler. 

Durante el brote, Pepys también estaba muy preocupado por su estado de ánimo; constantemente mencionaba que estaba tratando de estar de buen humor. Esto no fue solo un intento de “no dejar que le afecte”, como podríamos decir hoy, sino que también fue informado por la teoría médica de la época , que afirmaba que un desequilibrio de los llamados humores en el cuerpo: sangre, bilis negra, bilis amarilla y flema – conducen a la enfermedad.

La melancolía, que, según los médicos, resultó de un exceso de bilis negra, podría ser peligrosa para la salud, por lo que Pepys buscó suprimir las emociones negativas. El 14 de septiembre, por ejemplo, escribió que escuchar acerca de amigos y conocidos muertos “me pone en un gran temor a la melancolía.

Durante la plaga, este tipo de paranoia también abundaba. Pepys descubrió que cuando salió de Londres y entró en otras ciudades, la gente del pueblo se puso visiblemente nerviosa por los visitantes.

Pepys sucumbió a la paranoia: a fines de julio, su criado Will de repente sintió dolor de cabeza. Temiendo que toda su casa se callara si un criado contraía la peste, Pepys movilizó a todos sus otros criados para sacar a Will de la casa lo más rápido posible. Resultó que Will no tenía la peste y regresó al día siguiente.

En septiembre, Pepys se abstuvo de usar una peluca que compró en un área de Londres que era un punto crítico de la enfermedad, y se preguntó si otras personas también temerían usar pelucas porque podrían estar hechas del cabello de las víctimas de la peste. Sin embargo, estaba dispuesto a arriesgar su salud para satisfacer ciertas necesidades; a principios de octubre, visitó a su amante sin tener en cuenta el peligro: “a su alrededor y al lado de cada lado está la plaga, pero no lo valoré “.

De mismo modo que la gente de todo el mundo espera ansiosamente la caída de la cifra de muertos como señal de que la pandemia está disminuyendo. Una semana después, notó una disminución sustancial de más de mil 800.Esperemos que, como Pepys, pronto veamos algo de luz al final del túnel.