Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3

CDMX, 10 de abril, 2020.- En todo el mundo, se está atento a la rápida propagación del SARS-CoV-2, el virus llamado de manera popular Covid-19. Muchos países, incluido México, la mayoría de sus habitantes se encuentran recluidos en sus casas.

En medio de esta crisis de salud global, es importante considerar cómo podría ser un mundo posterior a Covid-19 y qué caminos podría tomar la pandemia. Hay varias incógnitas que influirán en la trayectoria de la pandemia, y estos factores principales se dividen en tres categorías: el virus en sí, en la eficacia de las decisiones gubernamentales y en la forma de atacar al virus mismo.

En la actualidad, sabemos muy poco sobre el virus Covid-19 por lo que se requiere más investigación. Si, en teoría, una persona puede mantener la inmunidad durante un período prolongado que se estima entre 12-24 meses después de la recuperación, posiblemente podría regresar de manera segura a los espacios públicos, incluso mientras el virus continúa circulando.

Eventualmente un porcentaje suficientemente alto de la población estaría libre del virus que va desapareciendo a medida que se vuelve cada vez más difícil encontrar un huésped susceptible. Inversamente, si la inmunidad dura muy poco, una persona infectada podría volver a infectarse pronto.

Los coronavirus tienden a alcanzar su punto máximo en los meses de invierno y disminuyen en climas más cálidos y húmedos. Dos de los cuatro coronavirus que causan el resfriado común disminuyen en clima cálido, pero el SARS y el MERS no tuvieron variaciones estacionales. En este punto, todavía no está claro si la transmisión de Covid-19 se habrá de presentar durante el verano y el otoño de 2020.

 La alta transmisibilidad y la velocidad extrema de este virus significan que es muy probable que circule por el mundo rápidamente y sin obstáculos. Pero si tenemos suerte y el SARS-CoV-2 demuestra ser estacional, podríamos usar esa pausa temporal para acumular suministros médicos y aumentar nuestras pruebas y capacidades de laboratorio, fortaleciendo nuestras defensas contra las sucesivas olas de Covid-19 en el invierno 2020- 2021, y el   2021-2022.

Los expertos creen que el SARS-CoV-2 es relativamente estable y menos propenso a mutaciones regulares y rápidas. Sin embargo, se requiere mucha más investigación para confirmar esto. De ser cierto, esto significaría que la inmunidad podría ser más predecible y duradera. Como todos los virus mutan hasta cierto punto, las mutaciones subsecuentes de SARS-CoV-2 podrían tener varios resultados divergentes. Puede mutar y extinguirse, Esto es lo que sucedió con el SARS y el MERS. Puede mutar en respuesta a terapias efectivas, haciéndolo más resistente y potencialmente más persistente y severo. Escenarios SARS-CoV-2

Hoy, todo el mundo está atento a la rápida propagación del SARS-CoV-2, el virus llamado de manera popular Covid-19. Muchos países, incluido México, permanecen sus habitantes en sus casas. En medio de esta crisis de salud global, es importante considerar cómo podría ser un mundo posterior a Covid-19 y qué caminos destructivos podría tomar la pandemia.

Hay varias incógnitas que influirán en la trayectoria de la pandemia, y estos factores principales se dividen en tres categorías: el virus en sí, las herramientas gubernamentales y la tecnología. el virus mismo

En la actualidad, sabemos muy poco sobre el virus Covid-19 por lo que se requiere más investigación. Si, en teoría, una persona puede mantener la inmunidad durante un período prolongado (p. Ej., 12-24 meses) después de la recuperación, posiblemente podría regresar de manera segura a los espacios públicos, incluso mientras el virus continúa circulando.

Eventualmente, las poblaciones podrían alcanzar la inmunidad de rebaño, donde un porcentaje suficientemente alto de la población es inmune al virus que desaparece a medida que se vuelve cada vez más difícil para el virus encontrar un huésped susceptible. Inversamente, si la inmunidad dura muy poco, una persona infectada podría volver a infectarse pronto.

Un segundo es la estacionalidad. Los coronavirus tienden a alcanzar su punto máximo en los meses de invierno y disminuyen en climas más cálidos y húmedos. Dos de los cuatro coronavirus que causan el resfriado común disminuyen en clima cálido, pero el SARS y el MERS no tuvieron variaciones estacionales.

 En este punto, todavía no está claro si la transmisión de Covid-19 se ralentizará durante el verano y el otoño de 2020. La alta transmisibilidad y la velocidad extrema de este virus significan que es muy probable que circule por el mundo rápidamente y sin obstáculos. Pero si tenemos suerte y el SARS-CoV-2 demuestra ser estacional, podríamos usar esa pausa temporal para acumular suministros médicos y aumentar nuestras pruebas y capacidades de laboratorio, fortaleciendo nuestras defensas contra las sucesivas olas de Covid-19 (invierno 2020- 2021, invierno 2021-2022).

Los expertos creen que el SARS-CoV-2 es relativamente estable y menos propenso a mutaciones regulares y rápidas. Sin embargo, se requiere mucha más investigación para confirmar esto. De ser cierto, esto significaría que la inmunidad podría ser más predecible y duradera.

Como todos los virus mutan hasta cierto punto, las mutaciones subsecuentes de SARS-CoV-2 podrían tener varios resultados divergentes. Puede mutar y extinguirse, Esto es lo que sucedió con el SARS y el MERS. Puede mutar en respuesta a terapias efectivas, haciéndolo más resistente y potencialmente más persistente y severo. Las mutaciones también podrían acortar la duración de la inmunidad, como es el caso de la influenza estacional.

En las próximas semanas, si las medidas de distanciamiento social se podría interrumpir significativamente la transmisión y retrasar la propagación del virus, lo que le daría tiempo al país para abastecer hospitales con suministros médicos clave, por ejemplo, equipo de protección personal, ventiladores, camas de unidades de cuidados intensivos. Esto evitaría que los hospitales se abrumaran, lo que mejoraría los resultados de salud y reduciría las tasas de mortalidad, en última instancia, allanará la curva y extenderá la línea de tiempo para el brote. Esto requeriría un nivel de apoyo social sin precedentes para salir de este grave problema.