Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3

CDMX, 5 de junio, 2019.- Desde los años ochenta del siglo XX, Centroamérica se ha convertido en un corredor de tránsito hacia Estados Unidos de América, Canadá y México, debido a su particular posición en el hemisferio y a su cercanía con Estados Unidos, los países centroamericanos también sirven como puente de un importante flujo de personas que emigraron desde otros países de la misma región, de otras regiones del hemisferio o bien desde otros continentes. .

Los flujos migratorios de los países centroamericanos y caribeños se han convertido en lugares de recepción de inmigrantes llegados desde otras regiones, e inclusive desde otros continentes, que han utilizado a Centroamérica y a las Antillas como vía en su intento de llegar a Estados Unidos.

 En la actualidad los flujos migratorios de Centroamérica a los Estados Unidos no sólo son de personas de la región sino que incluye a una migración transcontinental. En la última década se ha registrado una marcada presencia de emigrantes transcontinentales de China, Tíbet, la India, Egipto, Nepal y Sudáfrica, en México ,se puede observar en menor número la presencia de migrantes de Brasil, Cuba, Ecuador, pero también se encuentran personas africanas, asiáticas y de Europa del Este.

Hace 16 años,  el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas describía el proceso histórico que ha seguido la migración centroamericana en México, y en su tránsito por México hacia los Estados Unidos. El párrafo 15 del estudio, señalaba: La región centroamericana históricamente ha sido testigo de numerosos flujos  migratorios y de inestabilidad política y social para la región.