Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 14 de diciembre, 2020.-Tres comunidades del municipio de Nahuatzen, que aglutinan el 80 por ciento de electores de ese municipio, no permitirán la presencia de partidos, ni la colocación de propaganda, por ende, no dejarán se instalen casillas el próximo 6 de junio.  

Al igual que ocurrió en 2018, las comunidades purépechas de Arantepacua, Nahuatzen y Sevina, impedirán la presencia de partidos políticos y sus candidatos, la colocación de propaganda, así como instalación de casillas electorales para este proceso electoral que culminará en junio de 2021, con el fin de renovar la gubernatura, 40 diputaciones locales, así como 112 alcaldías.   

El integrante del Concejo Ciudadano Indígena de Nahuatzen (CCIN), Efraín Ramírez Avilés, informó que el pasado 23 de noviembre, el Instituto Nacional Electoral (INE), el Instituto Electoral de Michoacán (IEM) y los comités estatales de las diferentes fuerzas políticas fueron notificados, a través de un documento, sobre la determinación de estas tres comunidades purépecha de la región de la Meseta, de elegir a sus autoridades a través del régimen de usos y costumbres, como lo vienen haciendo desde 2015, a pesar del atropello del gobierno estatal y del órgano electoral de la entidad.   

“El Concejo Indígena de Nahuatzen no permitió la instalación de casillas, ni de propaganda en estas tres comunidades, donde se concentra el 80 por ciento de los votantes, en los comicios del 1 de julio de 2018, sin embargo, el Instituto Electoral del Michoacán reconoció con solo el 12 por ciento de votos al gobierno municipal perredista, con quienes hemos llevado una relación de confrontación desde que inició la administración del alcalde David Otlica, quien nunca pudo tomar el cargo hasta el día de su fallecimiento en abril de 2019”, apuntó el concejero ciudadano.   

Luego de la muerte del presidente municipal, tomó el cargo Mayra Lucía Morales, quien trató por todos los medios con el respaldo del gobierno de Silvano Aureoles, dividir y debilitar al CCIN. “Tan es así, que en noviembre de 2018 detuvieron a tres integrantes del concejo, quienes enfrentan, desde entonces, el delito de sabotaje, que nunca se había castigado. Además, crearon otro concejo ciudadano paralelo al de nosotros, sin contar que este ayuntamiento impidió que se le entregará al CCIN la parte proporcional del presupuesto que venía manejando desde la administración municipal anterior.   

Ramírez Avilés aseguró que la alcaldesa solo cuenta con el respaldo del 20 por ciento de los 10 mil habitantes de la cabecera municipal de Nahuatzen; el 40 por ciento lo tiene el CCIN y 40 por ciento de la población que vive al margen de toda actividad política.   

Comentó que el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán reconoció a la autoridad comunal desde 2017, mismo que fue reafirmado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por lo que cayó en desacato el ayuntamiento de Nahuatzen al retener el presupuesto que le correspondía administrar al CCIN, es por ello que presentaron ante esta instancia judicial el recurso de reclamación, que tendrá respuesta, seguramente en enero próximo. “Sabemos que estamos luchando con la fuerza del gobierno perredista de Silvano Aureoles, pero no vamos a permitir que sigan abusando del poder, dejando al margen los derechos de los pueblos originarios”, subrayó Efraín Ramírez.