Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 27 de abril.-Para acabar con el conflicto de Nahuatzen que lleva más de cuatro años en la lucha partidista y comunal, es necesario integrar un gobierno por consenso, que apunta sería a través de un Consejo Ciudadano, electo por el principio de usos y costumbres.

Es por ello, que  el Consejo Ciudadano Indígena de Nahuatzen (CCIN) respalda la posición del coordinador de la bancada perredista del Congreso local, Antonio Soto Sánchez, en el sentido de desparecer el ayuntamiento purépecha y designar a las autoridades comunales a través del principio de usos y costumbres.

Tras la muerte del alcalde perredista David Otlica Avilés, el Congreso de Michoacán deberá designar autoridades municipales, o su equivalente como un consejo comunal,  en un periodo estimado en 30 días.

El vocero del CCIN comentó que  de ser aprobado por el Congreso local un gobierno que se elija por usos y costumbres, se requerirá de un Consejo Intercomunitario, integrado por los pueblos de Nauatzen, Sevina, Arantepacua y Comachuén, que a su vez cuentan con sus propios consejos y que administran la parte proporcional del presupuesto que les corresponde. Así como por las comunidades de San Isidro, La Mojonera, Turícuaro y tres rancherías.

“Lo que sería un grave error es dejar al frente de la presidencia municipal a la síndico, María Elena Avilés Alendar, quien ha sido promotora de la violencia, y recién ocurrido el homicidio del alcalde David Otlica, acusó al CCIN de haber sido  el autor del delito”, subrayó Efrén Avilés, tras señalar que  ella es la responsable de que tres de sus compañeros (entre ellos dos consejeros) estén presos desde noviembre pasado luego de haberles inventado delitos.

Recordó que Nahuatzen, Sevina, Arantepacua y Comachuén no permitieron la instalación de casillas en los comicios de julio pasado, y por ende nunca reconocieron a David Otlica como alcalde, quien fue designado presidente municipal con menos del 30 por ciento de los votos.

En tanto, Soto Sánchez, quien también dirigente del partido del sol azteca en Michoacán,  declaró que antes de designar al alcalde sustituto de Nahuatzen, el Congreso local debe determinar si hay garantías para la  gobernabilidad. “De no haber condiciones de paz y tranquilidad, y  de existir riesgo de violencia, se tendría que declarar la desaparición del ayuntamiento y conformar un consejo ciudadano”.

Dijo que hay la posibilidad de elegir autoridades bajo el principio de usos y costumbres, debido a que el ayuntamiento electo en julio de 2018, bajo el principio de partidos políticos, gobierna apenas para el 30 por ciento de los habitantes del municipio.

Soto Sánches dijo que es necesario el consenso de las comunidades que conforman el municipio que rigen por usos y costumbres y que ejercen de manera directa el presupuesto que les corresponde demográficamente. “Por eso, para designar a un alcalde sustituto se necesita el consenso de los ciudadanos de Nahuatzen, no de las fuerzas políticas que conforman el Congreso del Estado”.