José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 31 de octubre, 2019.-En torno a la fuerza política que encabezó el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, es una verdadera pena lo que está ocurriendo dentro de las filas de Morena donde hay miles de intereses distintos y confrontados.

Era de esperarse, porque muchos cuadros políticos provenientes de otras fuerzas partidistas, solo respaldaron a Morena con el fin de obtener un beneficio personal a través de un cargo público o político. Dentro de este partido resucitaron verdaderos cadáveres políticos y lograron el beneficio del poder muchos que no tienen la más remota idea del compromiso social que pretende la 4T.

Comentaban que en la elección interna del pasado domingo, fundadores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) no estaban en el padrón, es decir, utilizando la jerga política de antaño, se había rasurado. En cambio otros que ni siquiera estaban afiliados aparecieron en las listas nominales.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anuló ayer las elecciones internas del Morena, luego de revocar la convocatoria a su tercer Congreso Nacional Ordinario, donde se definiría la nueva dirigencia de esta fuerza política. Además dio un plazo de 90 días para reponer el procedimiento.

Se argumentó que el padrón de Morena no es confiable, ya que las instancias partidistas no han llevado a cabo su depuración y actualización para garantizar que se incorporen todas las personas con derecho a ello. De igual manera, se señaló que no se ha dado cumplimiento al proceso de credencialización establecido en las normas internas.

Lo que ha anunciado Obrador, en el sentido de crear un nuevo partido, ante la guerra desatada al interior de Morena tiene mucho sentido porque en verdad se revolvió el estiércol con los granos, porque es verdad que hay miles, ¿o millones?, de personas que están de acuerdo con la ideología obradorista, pero desgraciadamente hay muchos merolicos que se han auto-adjudicado liderazgos que nada tienen ver con la realidad.

El retorno de políticos depredadores, más que conservadores,  sería un grave riesgo para el país, porque de esta forma está garantizado el regreso de los grupos  de poder que saquearon al país, y dentro de Morena hay incrustados muchos políticos que se irían con el mejor postor, o pero aún se empoderarían personajes que el propio sistema había vomitado.