Redacción Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 10 de junio de 2021.- “Ante las amenazas de la Coalición de Derecha PRI-PAN-PRD, no sólo de desconocer el resultado del proceso electoral sino de judicializarlo, Morena aceptó el reto de abrir casillas y contar voto por voto y así se ha incrementado la ventaja para Alfredo Ramírez Bedolla y se recuperó el municipio de Angangueo”, explicó Selene Lucía Vázquez Alatorre.

La vocera del equipo de candidato de Morena-Pt señaló que Morena no teme que se abran urnas y se cuenten votos porque es claro que nunca hubo la intención de violentar la voluntad ciudadana.

Por el contrario, dijo, durante todo el proceso se supo de las presiones del gobierno de Silvano Aureoles y su candidato Carlos Herrera Tello sobre la burocracia estatal, no sólo hacia el personal de confianza, sino incluso los sindicalizados y los empleados de los ayuntamientos que gobernaban.

La exdiputada agregó que abrir casillas y cerciorarse de que los votos ciudadanos fueron bien contados ha sido una demanda emblemática de la izquierda dirigida desde 2006 por Andrés Manuel López Obrador, recordando que frente al fraude de Felipe Calderón esa fue la consigna y luego se legisló sobre el tema, “pues ante cualquier, duda o sospecha infundada como la que ahora inventan los del Equipo por Michoacán es mejor revisar voto por voto para dejarlos sin argumentos”.

Vázquez Alatorre dijo que Carlos Herrera inundó de publicidad el estado mucho antes del proceso y seguramente rebasó los topes de campaña; por otra parte, emprendió paralelamente una propaganda negra, de fomento del odio, de persecución e intento de satanizar a los candidatos de Morena tratando de vincularlos con el crimen organizado y un sin fin de ataques a los contrincantes, pero vacío de propuestas.

Al final, abundó, la innegable sociedad de Herrera con el gobernador Silvano Aureoles le pasó la factura, además de que sus propias acciones de haberse auto asignado obras y dinero cuando fue alcalde, fueron elementos que lo llevaron a perder hasta en su propia tierra y tener un voto de castigo que originó su contundente derrota en el estado.