Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y debate M3

Morelia, Mich., 7 de julio, 2021.-Luego de concluir la primera ronda de negociaciones entre representantes de diferentes sectores del municipio de Aguililla y funcionarios de la federación y del estado, los primeros demandaron que sean militares y de la Guardia Nacional quienes garanticen la seguridad pública de esta región que es acechada, desde hace meses, por el crimen organizado.

De manera particular, la garantía de libre tránsito en la carretera Aguililla-Apatzingán, para ello propusieron que elementos federales vigilen todos los días, con horario establecido de las 10 a las 18 horas para evitar asaltos y secuestros, y no muy tarde para proteger también a las fuerzas de seguridad en esa carretera de aproximadamente 80 kilómetros.

Fueron varias horas de diálogo durante este lunes, y en la mesa de negociación participaron, el director adjunto de la Secretaría de Gobernación Lorenzo Gómez Hernández; el titular de la Unidad de Derechos Humanos de la Segob y el subsecretario de gobierno del estado, Gustavo Arias, además de mandos militares y de las Fuerzas Armadas.

Los habitantes de Aguililla presentaron el siguiente pliego petitorio dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador:

“Garantía de libre tránsito. En cumplimiento del artículo 11 de nuestra carta magna que protege los derechos humanos y que reza Toda persona tiene derecho para entrar en la República, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvoconducto u otros requisitos semejantes…(I), derecho que nos han negado grupos subversivos ajenos a nuestro municipio.

“Seguridad pública para poder transitar libremente en el trayecto Apatzingán Aguililla sin el temor de ser agredidos, robados, secuestrados o desaparecidos por el simple hecho de validar el contenido del párrafo anterior.

“Solicitar a los organismos pertinentes una investigación ante los hechos ocurridos el día 27 de junio y 01 de julio del presente, en el que civiles fueron agredidos con balas y gases por elementos del 51 B.I de la 43/a zona militar que se encuentra en el Municipio de Aguililla.

En tanto, el párroco de Aguililla Gilberto Vergara reiteró la invitación el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para que visite este municipio y conozca la realidad de este pueblo que ha vivido aislado desde siempre, pero ahora con la guerra entre grupos criminales ha quedado al margen de la ley.

Sostuvo que, hasta hace unos años, el municipio de Aguililla vivió con decoro porque cuentan con tierras de cultivo y ganadería, además de comercios familiares, pero la presencia del narco hay afectado la vida económica. “De toros es sabido que Aguililla es una zona estratégica para la delincuencia organizada porque tiene accesos a la costa, a municipios como Arteaga, Coalcomán, Buenavista, Coahuayana y Aquila, que le abren camino hacia Colima”, enfatizó el cura.

Además, la gente de Aguililla y de las tenencias El Aguaje, Dos aguas, El Limón, Naranjo de Chila, San José de Chila, El Limoncito y Peña Colorada, solicitaron obras de beneficio social como un hospital regional; una sucursal del Banco del Bienestar, que permita recibir remesas de Estados Unidos y cobro de programas sociales, la conclusión de la carretera que comunica Aguililla con Coalcomán; activación de programas sociales para frenar el desempleo; seguridad para que no haya cortes de energía eléctrica; la garantía del servicio telefónico e internet, entre otros.

El padre Vergara comentó que la presencia del crimen organizado lleva décadas en Aguililla, pero la guerra entre presuntos integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Carteles Unidos de Michoacán se acentuó en los últimos meses, incluso después de la visita del nuncio apostólico, Franco Coppola, continuaron las zanjas y cortes de carretera en la vía hacia Apatzingán; cortes en la energía eléctrica, balaceras y presencia de grupos armados.