José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 17 de junio, 2021.- Más de mil 500 elementos de la Sedena y de la Guardia Nacional (GN) arribaron al municipio de Zamora para llevar a cabo un operativo que permita frenar la ola de violencia, debido a que esta demarcación, junto con Salamanca (Guanajuato) y Manzanillo (Colima) se han convertido en las zonas con mayor número de homicidios.  

La comandancia de la 21 Zona Militar, informó que arribaron a Michoacán mil 500 soldados y elementos de la Guardia Nacional con el fin de disminuir los homicidios vinculados con el crimen organizado en la región de Zamora que abarca municipios como Jacona, Chiavinda, Tingüindín y Tangancícuaro. 

La dependencia federal indicó que se coordinarán con cuerpos de seguridad del estado y municipios tal y como lo prevé el Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024.  

Este 15 de junio, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal informó que Zamora se consolidó como el municipio más violento, con un aumento de 402.8% en el índice, explicados por su tasa de 181 homicidios por cada 100 mil habitantes.  

En lo que va de este mes de junio, en municipios como Zamora, Jacona, Tangamandapio y Tangancícuaro se han cometido medio centenar de asesinatos, la mayoría de ellos relacionados con la guerra entre los carteles Unidos de Michoacán (CUM) y Jalisco Nueva Generación (CJNG) 

 Cabe señalar que desde 2020 Zamora fue considerados uno de los municipios más violentos del país, además de Uruapan y Morelia, donde se han venido incrementando los delitos de homicidio doloso, secuestro, violación, lesiones, robo con violencia y extorsión en un 40 por ciento en comparación con 2015.  

El año anterior Michoacán cerró, a decir de la Fiscalía General del Estado (FGE), con 2 mil 456 homicidios, y aproximadamente el 50 por ciento de éstos se concentró en los municipios de Zamora, Jacona, Uruapan y Morelia. 

Según datos oficiales Zamora y Jacona –municipios conurbados—en la última década, luego del desmantelamiento del cartel Los Caballeros Templarios, las regiones de Zamora y la Ciénega de Chapala se convirtieron en campo de batalla, entre los grupos delictivos de Jalisco y los llamados Viagras, que después se reagruparon y formaron el llamado CUM. Desde ese momento se disparó la delincuencia y el consumo de drogas. 

De hecho, la confrontación entre estos grupos criminales se ha extendido por las regiones de Tierra Caliente, el Valle de Apatzingán, Uruapan, el centro de la entidad como Morelia, e decir en casi todas las regiones del estado. (Con información de La Jornada)