Miss Edi Toriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 10 de octubre, 2019.- Nuevamente el gobernador de Puebla, Miguel Ángel Barbosa incurre en una declaración muy desafortunada al señalar que en los comicios de 2018 “yo gané, me la robaron pero los castigó Dios”,  en clara referencia al accidente en el que perdió la vida quien fuera su contrincante y triunfadora de la elección, Marta Erika Alonso.

Realmente no se entiende la necesidad o necedad de que el mandatario poblano siga recurriendo a un tema tan sensible como el de quien fuera gobernadora  hasta el 24 de diciembre de 2018, cuando falleció junto con su esposo Rafael Moreno Valle, al desplomarse el helicóptero en el que viajaban.

Ya desde su campaña, cuando volvió a contender por la gubernatura luego de la muerte de Alonso, el candidato de Morena publicó  una fotografía en su cuenta oficial de Twitter, en la que aparecía abrazando a una mujer a quien no se le ve el rostro, pero que algunos interpretaron que se trata de la fallecida gobernadora.

Además, la fotografía se veía sobre un fondo azul que igualmente fue interpretado como si estuvieran en el cielo, y a ello se agregaba la leyenda “Juntos busquemos la reconciliación”, lo que en todo caso vendría a reforzar el entorno.

En aquella ocasión, sus opositores políticos se le fueron encima, como Javier Lozano y Fernando Balaunzarán, quienes reprocharon al morenista lo que se interpretó como la utilización política de la imagen y la tragedia en torno a la extinta gobernadora, quien derrotó a Barbosa en la elección del año pasado.

Este miércoles, al acudir al primer informe de la alcaldesa de Huejotzingo, Angélica Alvarado, el mandatario recordó los tiempos de campaña: “La lucha fue a machetazos porque nos querían extinguir. No pudieron detenernos y con la ayuda de ustedes ganamos”. Luego señaló que en esa ocasión ganó, le robaron la elección y luego Dios los castigó.

Senadores del PAN reprocharon los dichos de Barbosa, haciendo referencia a que el gobierno federal no ha sido capaz de explicar la caída del helicóptero en el que  viajaban Marta Alonso y su esposo.

 Como dijo el autor y cantante Juan Gabriel, “pero qué necesidad…”