José K/Noticias y Debate M3

CDMX, 9 de junio.- Finalmente no se aplicarán los aranceles de 5 por ciento a las exportaciones mexicanas a Estados Unidos. Parece mentira pero hay algunos adversarios del presidente Andrés Manuel López Obrador que se sienten defraudados porque  México salió bien librado de las negociaciones con el gobierno norteamericano.

Al encabezar un acto por la defensa de la dignidad nacional y en favor  de preservar la amistad con el vecino país del norte, Obrador anunció, en Tijuana, Baja California,  que los pasos posteriores son el cumplimiento puntual de los  compromisos establecidos en el diálogo bilateral.

El respeto a los derechos humanos  de indocumentados y apoyo a Centroamérica fueron parte de los compromisos del gobierno estadunidense.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard señaló que de haber prosperado la amenaza de la aplicación de aranceles nuestro país habría perdido 900 mil empleos. También dijo que de 521 mil indocumentados que buscaron llegar a Estados Unidos, 44 mil eran niños.

El Consejo Coordinador Empresarial dijo estar satisfecho de estar del lado del Ejecutivo. Es decir, no toda la clase empresarial está inconforme con el gobierno que ha emprendido el Presidente, sobre todo aquellos que están en contra de la corrupción y pobreza de millones de mexicanos.

“Reafirmamos nuestro compromiso de contribuir a evitar que los  migrantes atraviesen el territorio nacional para alcanzar el de  Estados Unidos, pero jamás lo haremos violando los derechos humanos de  los viajeros, empezando por el derecho a la vida”, subrayó López Obrador.

Agregó que se promoverá la aplicación inmediata del programa de  desarrollo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe  (CEPAL) a fin de impulsar las actividades productivas y crear empleos  en El Salvador, Honduras y Guatemala, así como en el sur-sureste de  México.

El jefe del Ejecutivo reconoció la voluntad del presidente Donald  Trump y de sus principales colaboradores para buscar una salida  negociada. “No levantamos el puño cerrado, sino una mano abierta y franca…Reiteramos nuestra disposición a la amistad, al diálogo y a la  colaboración”, remarcó.
 
Acompañado de gobernadores, representantes de los sectores empresarial  y social, el Presidente agradeció la solidaridad del pueblo de México “que no  titubearon en manifestar su apoyo”.