José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 23 de mayo.- Hace dos días una niña de 11 años fue violada y asesinada. Quien cometió un acto de esta naturaleza seguramente no paga el delito aunque lo fusilaran. Por alguna razón los homicidios de mujeres siguen en ascenso. En lo que va de este año suman 53.

La diputada local  del PT, Brenda Fraga, presentó una iniciativa de decreto que otorgue mayor castigo a los feminicidas y a servidores públicos que por acción u omisión realicen prácticas dilatorias en la procuración y administración de justicia.

Asimismo, propuso una pena de 20 a 50 años de prisión a los que cometan feminicidio y de tres ocho años que realicen acciones de encubrimiento, además pagará de 500 a mil días de multa, y podría  ser inhabilitado para ocupar otro cargo público entre tres y 10 años.

Se calificará como feminicidio, dijo Fraga,   cuando haya antecedentes de violencia en el ámbito familiar, laboral, escolar o institucional, o antecedentes de violencia psicológica o abuso sexual del sujeto activo hacia la mujer;  cuando se realicen actos de violencia sexual, actos crueles, degradantes, mutile el cuerpo de la mujer, previo o posterior a la privación de la vida; cuando la víctima presenta indicios de violencia física reiterada;  cuando haya existido entre el sujeto activo y la víctima una relación íntima, casual, de convivencia, de confianza, noviazgo, parentesco, matrimonio o concubinato; cuando el cuerpo de la víctima sea arrojado o expuesto desnudo o de manera degradante en un lugar público….

En este 2019 en Uruapan se han cometido 11 feminicidios, en Morelia 10 y en Zamora 6,  en el resto de municipios han sido uno como Chavinda, Pátzcuaro, Villa Jiménez, Tzitzio, Lázaro Cárdenas, Tzintzuntzan, Villamar, Sahuayo, Buenavista, entre otros.

En 2016 sumaron 138 homicidios contra mujeres; en 2017 fueron 139, y en 2018 fueron 156. En Michoacán, en el sexenio de Felipe Calderón (2016- 2012) fueron asesinadas 326 mujeres y en la administración de Enrique Peña Nieto 762, tan solo en Michoacán.

En torno a la inseguridad y violencia mucho tiene que ver el auge del crimen; la pérdida de valores;  la falta de oportunidades y el surgimiento de más mentes criminales. Cualquier homicidio es condenable, pero cuando se trata de mujeres, niños o niñas, lo único que se puede exigir es castigo para este tipo de homicidas.