Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 26 de enero de 2019.- La diputada de Aguascalientes por parte de la bancada de Morena, Natzielly Rodríguez Calzada, presentó una iniciativa para crear la figura de matrimonios con temporalidad desde dos hasta cinco años, y si no se renueva, se daría paso a un divorcio de facto. A muchos y muchas les brillaron los ojitos.

La propuesta es  para reformar el Código Civil de aquella entidad, para que en lugar de matrimonios se estableciera lo que denominó “Contrato de Unión de Convivencia Civil”, que permitiría disolver el compromiso a menos de que se refrende abiertamente.

Sería algo así como el plazo fijo que establecen los bancos pero en este caso no sería con dinero, sino con dos personas de diferente o del mismo sexo, que puedan unirse pero sin la carga física, emocional y económica que implica el “hasta que la muerte los separe”.

La lógica de la diputada es que de todos modos las parejas se divorcian –señaló que en 2017, en Aguascalientes hubo 6 mil 500 matrimonios y 3 mil divorcios-, así que es mejor que desde el principio se establezca la fecha de caducidad para terminar sin pleitos.

Entonces, las parejas, en lugar de discutir previo a la “boda” los detalles de la fiesta, número de invitados, etc., estarían definiendo la periodicidad del contrato y condiciones como con cuál de los dos se quedarían los hijos, la distribución de bienes y pensión alimenticia.

Otro asunto es saber si las parejas se van a tomar la molestia de estar renovando el contrato;    muchos por olvido o por desidia no lo harán y entonces una vez vencido el término ¿estarían viviendo en la ilegalidad? o peor aún ¿en el pecado?

Ante la propuesta, muchos se han desgarrado las vestiduras, aduciendo al amor, al compromiso y ese tipo de romanticismos, pero lo más grave de todo será que muchos abogados se quedarían sin chamba. Eso sí que sería triste.