José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 9 de mayo, 2020.-La pandemia del coronavirus ha exhibido muchas de las fallas en la administración gubernamental, lo más grave es que muchas de ellas fueron heredadas. En materia de salud se ha podido corroborar que 37 hospitales se recibieron en ruinas; en materia de seguridad es tan grave la corrupción, que prácticamente ha sido intocada.

En el sector educativo hay tantos vicios y rezagos, que a veces el titular de la SEP, Esteban Moctezuma cae en inexactitudes y demagogia. En educación indígena es tal el rezago que muchas veces los problemas ni trascienden porque las comunidades viven en una especie de aislamiento.

La campaña Aprende en Casa en las comunidades purépechas, a través de las ondas sonoras, no ha funcionado porque la radiodifusora XEPUR, que eligió el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), solo llega a cuatro municipios, además, no se les avisó a los niños ni a los maestros, aseguró el coordinador de 12 radiodifusoras comunitarias de las cuatro regiones de esta etnia Jesús Antonio Alejo.

El contenido educativo se definió ante el aislamiento derivado del Covid 19 fue elaborado entre la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI). Los programas se transmiten diariamente a las 14 horas, con duración de 30 minutos, los cuales son elaborados por colaboradores del INEA, especializados en el modelo indígena bilingüe, el cual tiene presencia en 11 municipios de la entidad.

“La radiodifusora del INPI, ubicada en Cherán, no tiene cobertura para llegar a 11 municipios, con dificultades tiene un alcance para el 10 por ciento de los hogares de las regiones purépechas de La Meseta, la Ribera del Lago de Pátzcuaro, La Cañada de los Once Pueblos y La Sierra”, subrayó Pavel Guzmán, coordinador del Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM).

“He hablado con maestros y con autoridades comunales y no saben de este programa, lo que significa que durante la pandemia no hay nada novedoso para la educación de los miles de niños indígenas”, dijo el dirigente del CSIM.

En tanto, José Antonio Alejo, quien también es profesor de la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán (UIIM), comentó que en las zonas purépechas hay 12 emisoras con apenas 5 watts de potencia, y se utilizan para trasmitir música, cultura, clases, mensajes, avisos e información en idioma purépecha, apuntó.

Las pequeñas radiodifusoras comunitarias se encuentran en Paracho, Santa Fe de la Laguna, Huecorio, Pichátaro, Caltzontzin, San Felipe de los Herreros, Charapan, Arantepacua, Tarícuaroentre otras”, comentó el dirigente del CSIM. “Las personas que laboran en estos medios locales no tienen salario y no hay fines lucrativos, por el contrario, a veces le ponemos de nuestra bolsa”, apuntó el coordinador de las radios comunitarias.

Las radios comunitarias realizan un verdadero servicio social: avisan a la gente del pueblo de un mensaje emergente de sus paisanos que laboran en Estados Unidos. También informan de algún hecho importante que afecta a la comunidad; sirve de señal de alarma si hay delincuentes que están asechando. Pero no menos importante es la difusión de su cultura, costumbres y todo lo que representa el acervo de los pueblos originarios, subrayó José Antonio Alejo.