José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 3 de diciembre, 2019.- Como siempre a los panistas les falla la memoria. Este domingo salieron, en la zona céntrica de Morelia, decenas de ellos para protestar en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Están en todo su derecho, pero a Luisa María Calderón Hinojosa, hermana del ex presidente y manifestante distinguida se le olvidan muchas cosas.

Para empezar, Felipe Calderón Hinojosa obtuvo el poder tras un cuestionado proceso electoral, del que ahora, a toro pasado, muchos admiten fue producto de un fraude. “Haiga sido como haiga sido”.

Al igual que su antecesor panista, Vicente Fox, endeudó al país, sin que haya alguna justificación u obra reconocida. Declaró la guerra al crimen organizado y como resultado fueron miles y miles de muertos, sin ningún avance contundente en materia de seguridad. Las estadísticas en homicidios siguieron al mismo ritmo con Enrique Peña Nieto, y ahora todavía se observa parte de esa inercia.

En materia de relaciones diplomáticas fue un entreguista con el gobierno estadunidenses, al grado que hizo menos a los gobiernos latinoamericanos; entregó recursos minerales valiosos a particulares españoles y canadienses.

Los ricos se volvieron más ricos y los pobres más pobres. Fue tan ingrato que ni siquiera apoyó a su tierra natal, donde marcadamente, a pesar de las irregularidades electorales, arrasó Obrador.

El crecimiento económico fue mínimo, pero los grupos más poderosos de la política y la empresa se enriquecieron aún más. De los pobres ya ni hablamos. Dejó en México un cementerio y una sociedad confrontada.

Es cierto que es parte de la política hacerse como si  nada hubiese pasado, pero la mejor respuesta a sus críticas son los resultados electorales de 2018. No es casual queridos compatriotas, como dijera el nada estimado Carlos Salinas. Y Felipe, no canta mal las rancheras en materias de simpatía.