Ignacio Ramírez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 9 de junio, 2019.-En el aspecto de seguridad y violencia han sido muchas las promesas escasos los resultados. Además de los presidentes de la República se han equivocado varios gobernadores, como el de Michoacán que anunció, a unos días de haber tomado posesión en octubre de 2015, que Morelia, Uruapan y Lázaro Cárdenas serían en el corto tiempo las más seguras del país.

Al menos las dos primeras son ejemplo ahora de inseguridad y de violencia. Tal vez no sea por falta de voluntad y deseo, porque el problema  de la delincuencia, tanto del fuero común como del fuero federal, se han ido complicando cada vez más, y en muchos aspectos está el factor corrupción.

En las últimas semanas, sobre todo Morelia y Uruapan se han convertido en campo de batalla entre grupos criminales, pero como ha ocurrido en los últimos años, son muchas las víctimas claterales.

En los municipios de Aguililla y Buenavista Tomatlán, en una enfrentamiento entre grupos delictivos antagónicos murieron tres personas, y tres más fueron localizadas en la Meseta Purépecha,  fueron abandonadas en un predio y ya se encontraban en estado de descomposición.

En la cabecera municipal de Aguililla, en la salida a Dos Aguas, dos grupos antagónicos se enfrentaron a balazos durante más de un hora, un hombre que iba a bordo de un vehículo recibió una bala perdida, mientras que un integrante de uno de los grupo delictivos pereció y otro más resultó herido. La Policía detuvo a cuatro sujetos, incluyendo al lesionado.

En tanto, en la tenencia de Felipe Carrillo Puerto, conocida como La Ruana, se enfrentaron dos grupos de civiles, en la balacera una bala perdida lesionó a una mujer de 81 años, que se encontraba fuera de su domicilio, y falleció cuando era trasladada al hospital.

En la tarde de este viernes, lugareños dieron parte a las autoridades  cuando localizaron  los restos de tres personas en estado  de descomposición. Se encontraban en un lugar conocido como La Virgencita,  cerca de la carretera Paracho-Capacuaro. (Con información de La Jornada)

La estrategia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador aún no ha comenzado, pero no hay bueno augurios, por la sencilla razón que a estas alturas aunque  se beneficie a los sectores sociales más vulnerables, el crimen no cederá, y la apuesta está en la Guardia Nacional, que tampoco, por lo que hemos visto hasta ahora será garantía de acabar o al menos frenar al crimen organizado.