Ernesto Martínez Elorriaga/corresponsal  

Morelia, Mich., 28 de octubre, 2020.- La historia se repite, están sin nada de agua más de  600 kilómetros cuadrados del lago de Cuitzeo, ante la escasez de lluvias de este año; las altas temperaturas y la deforestación de las zonas montañosas que lo rodean, comentó  Getulia Maycotte, activista ambiental, dijo que al igual que ha ocurrido otros años, las poblaciones de Miguel Silva, Copándaro y Cuitzeo, se convertirán en tolvaneras.  

No es todo, otras mil 200 kilómetros cuadrados de este lago, ubicado a unos 60 kilómetros de Morelia, no alcanzan más de 10 centímetros de profundidad, y los 2 mil kilómetros cuadrados restantes superan los 80 centímetros de hondo.  

Cuitzeo es el segundo lago más grande del país, después de Chapala, y abarca los municipios de Cuitzeo, Copándaro, Santa Ana Maya, Chucándiro y Huandacareo y Álvaro Obregón. A decir de investigadores de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) es un lago condenado a morir, desde hace más de dos décadas se ha secado en varias ocasiones por lo menos el 50 por ciento de su superficie, debido en buena parte al cambio climático.  

El deterioro ha sido grave dijo Maycotte, integrantes de la Organización Ambiental Amigos del lago de Cuitzeo, porque se han perdido manantiales, especies vegetales y animales; actividades productivas como la pesca, y aunque recibe miles de millones de metros cúbicos de agua, la evaporación a veces es mayor.  

La alcaldesa de Copándaro, Mirna Violeta Acosta, confirmó que la superficie del lago que le corresponde a este municipio, está totalmente seca porque las lluvias fueron escasas este año, lo mismo que los escurrimientos de las montañas. Esto significa que el periodo de estiaje de 2021 será complicado y traerá enfermedades respiratorias y gastrointestinales a toda esta región poniente del embalse.