Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 18 de julio, 2019.- Los propietarios del bosque deben separar el interés económico del cambio de uso de suelo, de la conservación  de las zonas productoras de agua, manifestó el titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet), Ricardo Luna García,  tras señalar que se continuará con  el desmantelamiento de huertas de aguacate ilegales, y no se permitirá la siembra de este cultivo en zonas forestales.

Luego de iniciar la campaña de reforestación en la región de la Meseta purépecha,

Luna recordó que han sido desmanteladas más de 2 mil hectáreas de aguacate que fueron sembradas en áreas de vocación 100 por ciento forestal  en las regiones de Morelia, Oriente, lacustre, Villa Madero, entre otras. “El cultivo del aguacate es fundamental para la economía de la entidad, sin embargo, deben mantenerse las condiciones de sustentabilidad y respeto por el medio ambiente.

La Comisión Forestal de Michoacán, municipios purépechas como Nahuatzen, Cherán, Paracho, Charapan, Pátzcuaro, Salvador Escalente, Zacapu, Los Reyes, han perdido más del 60 por ciento de sus recursos forestales. “Con la fiebre del cultivo de aguacate, por sus altos precios en el mercado, miles de hectáreas  de bosque se han destruido  en la última década para la siembra de este fruto”, apuntó Luna García.

En Nahuatzen, el secretario del Medio Ambiente sostuvo que se continuará con la desinstalación de huertas de aguacate irregularmente colocadas en predios forestales. “Hacemos un llamado a los aguacateros en Michoacán para juntos diseñar un programa y una estrategia de producción sustentable, lo que queremos es delimitar las superficies que vamos a cuidar y a respetar para asegurar los servicios ambientales que los bosques prestan, como el agua, y que necesitan tanto las poblaciones como las huertas frutícolas”, explicó el titular de la Semaccdet.

Luna García expresó que se endurecerán las acciones contra quienes talan de forma clandestina los bosques, porque en la última década el daño ambiental ha sido considerable, ya que zonas que nunca habían sido tocadas por los sembradores de aguacate han sido severamente afectadas, como en Morelia, Zirahuén, Villa Madero, Zitácuaro, y en más de una decena de municipios purépechas.

Cabe señalar que los grandes productores de aguacate integrantes de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM); el Consejo Nacional, y Estatal,  de Producto Aguacate, entre otras, se pronunciaron en contra de la regularización y destrucción  de huertas  ilegales que lleva a cabo la Semaccdet.

 Los aguacateros aseguraron que intervenir huertas es destruir empleos legales. Aseguraron que la pérdida de más de un millón de hectáreas de bosque se debe a la tala ilegal, actividades agropecuarias, incendios forestales y nuevos asentamientos humanos, y prueba de ello es que el cultivo de aguacate no rebasa las 160 mil 720 hectáreas.

 Calificaron de ilegales los operativos de desmantelamiento de huertas y se pronunciaron  en contra del pago de 7 mil pesos por hectárea de aguacate por el concepto de  servicios ambientales que  se destinarían para reforestación y producción de pino.