José K/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich.,29 de septiembre, 2020.- Tan solo en los últimos cinco años, en Michoacán han sido asesinadas al menos 636 mujeres, pero solo en algunos casos se convierten en noticias masivas de alcance nacional e incluso internacional.  

El feminicidio de Jessica Villaseñor ocupó la atención de los medios de información tradicionales, pero más aún en las redes sociales que alcanzó una cobertura impresionante que podría medirse incluso por millones.  

La presión obligó a la Fiscalía General del Estado de Michoacán a ofrecer un millón de pesos a quién proporciones datos fidedigno que conduzcan a la localización de Diego, presunto responsable del homicidio de Jessica González Villaseñor, ocurrido el pasado 21 de septiembre, luego de estar en calidad de desaparecida durante casi una semana.  

Diego tiene 18 años de edad, estatura de 1.80 metros, complexión delgada atlética, cara ovalada, cabello castaño claro ondulado, frente mediana, ceja poblada, ojo regular de iris café claro, nariz mediana de base recta, boca mediana de labios delgados.  

Como señas particulares tiene cuatro tatuajes, uno en la espalda en forma de una mano con un ojo en su centro, otro en la costilla con figura de dos serpientes, uno debajo de la clavícula con la leyenda “TASSION”, y uno más en la cadera de forma de tres triángulos.  

Desde la desaparición de Jessica, Diego huyó, fue última persona que tuvo contacto con Jessica; incluso hay un video que muestra cómo el lugar donde llevó su auto a lavado, ordenó limpiar detalladamente asientos y cajuela.  

La mayor parte de homicidios y actos violentos de mujeres solo quedan como parte de las estadísticas. En el caso de Jéssica sus familiares fueron clave para que la Fiscalía se pusiera a trabajar, incluso hasta ofrecer una recompensa para detener al presunto asesino de la joven de 21 años.