José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 12 de febrero.-En verdad que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sacado trapitos al sol a un buen número de ex funcionarios sinvergüenzas que saquearon al país e hicieron negocio con recursos públicos, mientras que millones de mexicanos viven en  pobreza, y  desempleo, por más que se disfrace, es descomunal.

No solo hablamos de la población en general, sino de profesionistas recién egresados de universidades públicas quienes carecen de un empleo digno. Si no tienes conocidos en empresas o gobierno, o bien sino conoces a un influyente, la situación se complica aún más. No es extraño ver a un profesionista manejando un taxi, ni tampoco verlo vendiendo libros, seguros o medicinas.

Hay entidades que dicen no tener problema de empleo, como Michoacán,  sin embargo los salarios de hambre provocan que los egresados de instituciones de educación superior busquen otras entidades que tienen mejor desarrollo como Querétaro o  San Luis Potosí,  incluso busquen  la salida al extranjero, de hecho Canadá se había convertido en buena opción. Por algo hay casi otro Michoacán en Estados Unidos con más de tres millones de personas.

A nadie le extraña que  personas brillantes, formadas con dinero de los mexicanos,  tengan que emigrar al extranjero  para buscar un mejor acomodo. Es por ello que los gobiernos no querían  invertir mucho en universidades públicas, pero además que nuestro país se había convertido en el paraíso para empresarios y políticos deshonestos, donde  poco les importaba la educación y el desarrollo de las mayorías.

“En México cada vez hay más pobres educados. Actualmente, 54 por ciento de la población que tiene nivel de preparatoria está en pobreza, al igual que 8 por ciento de quienes cursaron posgrado, debido a que no hay una política de recuperación real de los salarios, destaca el Informe 2018 del Observatorio de los Salarios, de la Universidad Iberoamericana de Puebla” (La Jornada).

No es nuevo lo del desempleo entre  profesionistas.  Pero finalmente  los gobiernos del neoliberalismo solo les interesaba que no bajara el nivel macroeconómico del país, es decir, que los grandes capitales y las grandes empresas obtuvieran enormes ganancia,  es por ello que esperamos con el cambio de gobierno  la situación cambie, porque es hasta ahora cuando nos estamos enterando de todos los abusos que se cometieron en administraciones anteriores, la verdad es que se despachaban con la cuchara molera, mientras que la mayoría de los mexicanos comía caldo de frijol con palillos chinos.