Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 20 de febrero, 2019.- Este martes falleció el diseñador de moda de la Casa Chanel, Karl Lagerfeld, quien fue reconocido no sólo por su trabajo en diseño, sino también en fotografía y cine; sin embargo, una de las noticias que más ha trascendido a partir de su muertes es que heredó su fortuna a su mascota, una gata de nombre Choupette.

Resulta difícil creer que una persona haya querido tanto a su mascota que le haya dejado su cuantiosa fortuna, pero para Lagerfeld su gatita no era un simple animalito, fue imagen de publicidad de accesorios felinos, tiene su propio libro “Choupette, la vida privada de una gata de la moda de altos vuelos” y también tiene cuenta de Instagram. Incluso la minina tiene su propia habitación en el hotel Rosewood, en Paris.

Los más afortunados con la última voluntad del diseñador son, desde luego Choupette que se ha convertido en el animal más rico del mundo, pero también dos personas que la cuidan y que gozarán de los beneficios de la herencia.

Más allá de lo curioso de la noticia en sí misma, llama la atención las reacciones de la gente. En redes sociales surgieron toda clase de comentarios, desde quienes alaban el amor que el diseñador tenía por su mascota, hasta quienes recriminan el hecho de haber dejado sus bienes a un animalito cuando hay muchas personas necesitadas.

“Tanto dinero para un gato cuando yo ni siquiera puedo pagar mi deuda en Coppel”, fueron algunas de las frases que circularon en internet en cuanto se difundió la noticia.

Sin duda una mascota con suerte, pues aunque no se ha dado a conocer el monto de la herencia, seguramente a Choupette no le alcanzarán sus siete vidas para acabársela.