José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 25 de febrero, 2020.- En los últimos siete años,  aproximadamente 60 mil niños y jóvenes fueron deportados junto con su familia de Estados Unidos a México, aseguró el secretario de Michoacán de esta entidad, José Luis Gutiérrez, luego de señalar que la administración de Barack Obama fue la más agresiva con los migrantes, incluso más de Donald Trump.

Las edades de los niños y jóvenes que fueron deportados a pesar de haber nacido en Estados Unidos, oscilan entre los 11 y 17 años de edad. Cuentan con acta de nacimiento de Estados Unidos, “pero sus padres los registran en México con diferente nombre y fecha., es por ello que hay que promover juicios que significan un verdadero desgaste”, apuntó Gutiérrez.

De esos 60 mil, unos cinco mil niños y jóvenes han sido regularizados, pero no ha sido nada sencillo. “Hay información que los afectados son de las regiones de Tierra Caliente, El Bajío, La Ciénega de Chapala y de municipios cercanos a Morelia.

Durante la administración de Barack Obama fueron deportados más de 254 mil michoacanos, y en la de Donald Trump no rebasan los 50 mil. “Muchas familias regresaron con sus hijos, y no hicieron caso de que habían nacido en Estado Unidos, pero después de uno años hubo problemas por la doble identidad”.

En tanto, el gobernador Silvano Aureoles, informó que la migración a Estados Unidos se redujo notablemente en los últimos cinco años, luego de las deportaciones, de 50 mil a 100 mil migrantes que salían al año, se redujo a menos de 20 mil.  “Hay otra cantidad similar de michoacanos en Estados Unidos y aquí, hablamos de casi cinco millones de personas de origen michoacano y otro tanto igual que radica en esta entidad”.

El mandatario estatal informó que su administración está a unos meses de llegar a los 10 mil adultos mayores beneficiados con el programa Palomas Mensajeras, a través del cual pueden viajar a los Estados Unidos a fin de encontrarse con sus familiares después de décadas sin verse.

Comentó que en 2019 los connacionales enviaron tres mil 585 millones de dólares por concepto de remesas para sus familias y comunidades de origen, lo que permite que haya una relación más cercana con sus seres queridos.

Las remesas, explicó Aureoles Conejo, se invierten en gastos familiares, inversiones agroalimentarias como las papayas, frutillas o aguacate, y otra parte para pequeñas obras en sus comunidades.