José K/Noticias y Debate M3 

Morelia, Mich., 5 de enero, 2020.- El conflicto laboral que se vive  en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) sigue vigente cuando todo parecía indicar que la salida al problema de financiamiento de fin año estaba resuelto.

Se entiende que la obligación de una dirigencia sindical como el SUEUM es defender a sus trabajadores, pero no convencen nada los argumentos de su dirigente Eduardo Tena, quien se ha distinguido por su deshonestidad,  que lo ha llevado a los principales casinos de Las Vegas.

Dicen que lo único que defiende son sus intereses turbios, y no tanto los derechos de los empleados nicolaítas.

El Sindicato de Profesores (SPUM)  ya recibió el pago de las dos quincenas de diciembre y parte del aguinaldo,  en tanto, el SUEUM no ha recibido ningún pago porque se sigue negando a firmar el acuerdo para reformar el régimen de pensiones y jubilaciones.

El SUEUM interpuso un amparo para exigir el pago de salarios y prestaciones de más de 3 mil trabajadores, y reiteró que el emplazamiento a huelga para el próximo 17 de enero será una realidad. A decir de las autoridades nicolaítas,  el recurso de amparo no procedió  ante el juzgado de distrito por inconsistente.

Desde hace tres semanas, las secretarías de Hacienda y Educación Pública condicionaron a la UMSNH  a que tenían que reformar el régimen de pensiones y jubilaciones para acceder a 550 millones de pesos extraordinarios para el pago de salarios a maestros y empleados, así como a más de dos mil pensionados y jubilados.

Los profesores nicolaítas accedieron a firmar el acuerdo y entregaron el documento ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, por lo que recibieron, el pasado 2 de enero,  los salarios de diciembre, la prima vacacional y 25 por ciento de aguinaldo, lo que representó una erogación  de 275 millones de pesos.

Las autoridades universitarias señalaron que esta reforma no afectará a ningún trabajador pensionado, jubilado o en activo que cuentan con más de 25 años de servicio, porque las leyes no son retroactivas.

Sin embargo, los nuevos maestros y empleados nicolaítas que se contraten en el futuro tendrán que jubilarse a los 30 años de servicio y con al menos 60 años de edad; no con 25 años de labores y 50 años de edad, como hasta hoy está establecido.

El rector Raúl Cárdenas Navarro insistió desde el pasado 18 de diciembre en que ambos sindicatos tenían hasta el  31 de diciembre para modificar algunos aspectos de la reforma al régimen de pensiones y jubilaciones que propuso la Rectoría porque es el límite en el que concluye el periodo fiscal.

En diciembre de 2018, el entonces rector Medardo Serna signó un acuerdo con funcionarios federales de Educación y Hacienda, en el que recibió recursos extraordinarios para solventar el pago de salarios y prestaciones de ese año, a cambio el ex rector  se comprometió a realizar reformas al régimen de jubilaciones, lo que afecta a más de 7 mil profesores, empleados y jubilados de la universidad nicolaíta.

Los empleados universitarios no resistirán mucho sin percibir sus salarios, y eso lo sabe Eduardo Tena, que  sigue buscando acuerdos que le permitan continuar con su negocio.