José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 22 de febrero.-La nueva forma de elegir a lo que es el procurador de justicia, y lo que será fiscal general, pareciera tener un interés democrático, pero no es del todo cierto,  porque a final de cuentas  en la terna propuesta por el Ejecutivo estarán los de su preferencia, sin contar las negociaciones bajo la mesa de los diputados locales, que no es nada nuevo en México.

Este jueves 21 de febrero, legisladores de las comisiones de Justicia, y Gobernación del Congreso local eligieron a los 10 aspirantes a ocupar la titularidad de  la Fiscalía General de Michoacán, para una vez aprobado por el pleno sea entregada al Ejecutivo estatal, quien a su vez devolverá una terna al Poder Legislativo para que de ahí se elija al que será el nuevo fiscal.

Los nombres de quienes pasaron a la siguiente fase son: Adrián López Solís, Eduardo Martínez Ignacio Mendoza, Miguel García, Juan Antonio Magaña, Luis Carlos García, Guadalupe Morales, Miguel Ángel Arellano, Saúl Aguirre y Víctor Manuel Serrato.

Las dos comisiones legislativas evaluaron el desempeño de los aspirantes durante las comparecencias, es decir de 35 aspirantes solo quedaron 10. Los nombres de estos participantes serán enviados al Ejecutivo de Michoacán para que elija tres, mismos que se devolverán al Congreso local para elegir al que será el primer fiscal general del estado durante nueve años; lo que hasta hoy se llama procurador de justicia.

No sabemos a ciencia cierta qué tan acertado fue que el comisionado para la seguridad trajera a Michoacán al procurador José Martín Godoy así como a decenas de policías del Estado de México. Bajo un  proyecto concertado el Congreso local avaló su estadía. En algunos aspectos como en la lucha contra el secuestro y el combate a algunos delitos hubo resultados favorables, pero también fue evidente la fabricación de delitos y la corrupción que se hizo aún más presente. El tiempo lo dirá. �