José K/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 28 de mayo, 2021.-Por dos amparos federales promovidos por la defensa de Diego Uruik Melgoza, presunto homicida de la educadora de 22 años de edad,  Jessica Gómez Villaseñor, este jueves se suspendió el juicio intermedio que estaba previsto desde hace meses. La familia de la víctima, acompañada de activistas, tiñeron de rojo el agua de la fuente Las Tarascas de la capital michoacana, y se manifestaron para que se haga justicia en contra del feminicida.  

A los familiares y amigos les preocupa que Diego por ser parte de una familia influyente, políticamente hablando, se le aplique un mínimo castigo porque los defensores del homicida buscan un juicio abreviado para lograr una condena mínima.  

Jessica desapareció el 21 de septiembre de 2020, horas después de haber salido de su domicilio, en la capital del estado. Cuatro días más tarde fue hallada muerta en la zona boscosa de la tenencia de Jesús del Monte, en Morelia. La necropsia reveló que recibió varios golpes en la cabeza.  

La última persona de haber visto con vida a Jessica fue Diego su novio de 18 años, quien se esfumó la misma noche en que Jessica desapareció. Cuatro días después de haber sido localizada muerta (30 de septiembre), Diego fue detenido y puesto a disposición de las autoridades competentes.  

Activistas y amigos se unieron y se han manifestado en varias ocasiones para exigir castigo para el culpable del homicidio, ya que se trata de una persona influyente, por lo que su familia buscará el mínimo castigo posible.  

Han transcurrido casi ocho meses del arresto de Diego y no se ha celebrado el juicio ni la sentencia contra el responsable del homicidio, por lo que a la familia le preocupa que la muerte de su hija quede impune.