Mario Ensástiga/Noticias y debate M3

Morelia, Mich., 4 de mayo, 2019.- El municipio como instrumento de dominación política, administrativa y religiosa. Anteriormente, en 1511 Diego de Velázquez conquisto la isla de Cuba convirtiéndose en su gobernador. Al paso del tiempo y con fin de conseguir riquezas. Velázquez ordenó una serie de expediciones.

La primera expedición a cargo de Francisco Hernández de Córdova partió de Cuba en febrero de 1517 y llego a la costa de lo que hoy es la península de Yucatán. La flota de Hernández de Córdova fue sorprendida por una tormenta que la llevó a tierra. Cuando los indios subieron a las naves españolas y aceptaron las sartas de cuentas verdes y demás baratijas preparadas al efecto fue uno de los pocos contactos pacíficos que tuvo el grupo de Hernández con los indios, e incluso en este las muestras de paz eran fingidas.

Se cita a menudo, sea historia o leyenda, que los españoles preguntaron a los indios por el nombre de la tierra que acababan de descubrir, los indios respondieron “Tectita”, que quiere decir ‘No te entiendo’, los españoles pensaron que se llamaba así y, corrompiendo el vocablo, lo llamaron Yucatán.. “ésas son nuestras casas”… pusieran a la tierra por nombre justo lo que escuchaban: Yucatán, que querría decir “no te entiendo”, para la “Provincia”” completa (o isla, según creían ellos), y Catoche, que significaría “nuestras casas”, a la población donde desembarcaron. Llegó a la isla de Cozumel en Yucatán, de donde avanzó hasta llegar a Champotón, Campeche donde fue atacado y obligado a regresar a Cuba.

La Segunda expedición en 1518 a cargo de Juan de Grijalva de igual manera exploró Yucatán después de descubrir Cozumel siguió hasta encontrarse con los ríos Usuamacinta y Tabasco (Río Grijalva) después siguió a la isla Sacrificios en Veracruz en ese lugar conoció a los Totonacas los cuales les informaron sobre los mexicas.

Hernán Cortés ya entrado en el poder municipal, ya que había sido Alcalde mayor en Santiago de Cuba, tuvo la oportunidad en 1519 cuando el gobernador de Cuba, Diego de Velázquez lo responsabilizó de la tercera expedición para explorar las tierras que estaban al occidente, y le confiere a Hernán Cortés la dirección de la tercera expedición, destinada a explorar las tierras que estaban al occidente (costa de Veracruz). Cortés parte con 11 naves y 400 soldados, acepta con la intención de gobernar las tierras descubiertas, ya que de acuerdo a la bula del papa Alejandro VI, el conquistador tenía el derecho de señorío sobre las tierras descubiertas.

Velázquez al conocer las intenciones de Hernán Cortés por sus desmedidas ambiciones de poder, pretendió quitarle el mando y arrestarlo, en estas condiciones Cortés decide actuar por su cuenta propia y se lanza a la aventura y llega a la bahía de Veracruz tentado por las noticias de las enormes riquezas de Moctezuma. Así llego el 22 de abril de 1519, ahí Hernán Cortés nombra el Primer Ayuntamiento de México, el primero en tierra continental en la Villa Rica de la Veracruz ( paraje de Quiahuitza cercano a lo que es hoy el Puerto de Veracruz), el nombre se debía por haber desembarcado un viernes Santo de la Cruz; levantaron enramadas simulando casas, marcaron la plaza pública y erigieron una picota (columna donde exponían a los que hacían cosas indebidas para la comunidad) y una horca (para ahorcar a los que cometieran hechos graves), nombran alcaldes, regidores, alguacil mayor, capitán de entradas, maestro de campo, alférez del real y un escribano.

Una vez instalado el ayuntamiento, Hernán Cortés y sus seguidores declaran la desaparición de los poderes otorgados por Velázquez y le dan, en representación del Rey la designación de capitán del ejército y Justicia Mayor, de esta manera Cortés mañosamente se convierte en defensor de la autonomía municipal, quedando en aptitud de defenderlo de la intromisión del Gobernador de Cuba.

A partir de ahí se inició la fundación de otros municipios en el territorio mexicano conforme al avance y conquista de los españoles; el segundo municipio fundado en México fue en Tepeaca (hoy parte del estado de Puebla)[1], luego el 13 de agosto de 1521 tras 75 días de feroz combate la gran Tenochtitlán cayó abatida cayo abatida ante la avalancha de 200 mil indios aliados a los españoles, 900 infantes españoles, 13 bergantines y seis mil canoas; la ciudad Mexica quedo devastada, destruid, montones de cadáveres, casi no quedo piedra sobre piedra.

Tal panorama obligó a Cortés trasladarse a Coyoacán el 17 de agosto de 1521, donde instalaría el tercer municipio en tierras mexicanas.

El municipio en la Nueva España

Si bien el municipio fue en España la base de la reconquista, en América constituyó la figura de la Conquista. La reconstrucción de la antigua Tenochtitlan se inició a fines de diciembre de 1521, se desconoce la fecha de cuando se fundó el ayuntamiento de la CDMX por la pérdida de los primeros libros de actas de cabildo, es hasta el 8 de marzo de 1524 cuando el inicia el registro de las sesiones del ayuntamiento, hay otras versiones que aseguran que la primera sesión de cabildo fue en octubre de 1528.

Las actas de 1519 levantadas por el real escribano Diego de Godoy, son los testimonios más antiguos en México de la organización municipal y las ordenanzas de Hernán Cortés de 1524 y 1525, en lo general señalemos algunas linduras de la democracia municipal naciente.

La obligación de todos los vecinos españoles de prestar el servicio militar, registrar las armas que podía tener de acuerdo al número de indios que tuviere y pasar revista cada 4 meses.

Que los vecinos tenían que sembrar determinadas superficies por cada indio que tuvieran a su servicio.

Que los dueños de las tierras tenían la obligación de difundir la religión católica entre los indios de su servidumbre.

La obligación de los españoles casados en España de traer a América a sus esposas sino se deberían casar en estas tierras.

Que cada Villa debería tener dos alcaldes con jurisdicción civil y criminal, cuatro regidores, un procurador y un escribano, este equipo de gobierno tenía la responsabilidad de cuidar el abastecimiento, las pesas y medidas, la venta en la plaza pública de alimentos, artículos, donde tirar la basura etc.

Que los cabildos no podían sesionar sin la presencia de Cortés o su lugar teniente. Que los domingos y fiestas de guardar los vecinos tenía que ir a misa.

La conquista española continúo imponiendo nuevas formas de convivencia en amplios territorios, la fundación de nuevos poblados siempre fue acompañada con la fuerza militar; muchas poblaciones se alzaron sobre las ruinas de los pueblos indígenas, la ciudad de México no fue la única o la de  Mérida.

La Nueva España fue gobernada desde la CDMX por gobernadores reales y enviados hasta 159[2], fueron estableciendo cabildos en todas las villas que fueron fundando: Puebla, Coyoacán, Tlaxcala, Antequera (Oaxaca), Ciudad Real (San Cristóbal, Chiapas), etc.

Entre 1550 y 1570 las divisiones perdieron importancia, el territorio de la Nueva España fue dividido en 40 provincias encabezadas por un alcalde mayor; de 1570 a 1787 aparecieron las alcaldías mayores (129) que fueron las jurisdicciones civiles  del territorio nacional, fue en 1786 cuando se modificó la organización del gobierno colonial con la creación de intendencias, perdiendo poder las alcaldías mayores. De tal forma el municipio español.

El municipio indígena

En 1530 Carlos V reconocía la existencia de los municipios indios, con una fuerte subordinación al centralismo del virrey, durante los siglos XVI y XVII coexistieron los municipios indígenas y españoles.

Un elemento importante que utilizaron los españoles para la conquista de México fue la religión, no es casual que la palabra cabildo (del  latín capitulan: cabeza) sea utilizada tanto para definir  a la junta municipal como el colegio de clérigos de la iglesia católica, y fue así como gracias a la intervención de los religiosos que la primera mitad del siglo XVI surgieran cabildos indígenas autónomos, experiencia que fracasó por dos razones: no correspondían a la cultura, necesidad y tradiciones indígenas, y se oponían al desarrollo de la conquista y poder de los españoles.

De esta manera la conquista se consolido vinculado los cabildos con los intereses de los conquistadores, estableciéndose un rumbo y destino distinto entre los cabildos peninsulares y los cabildos en las indias; mientras que en los primeros, éstos desempeñaron sus funciones a través de los consejos vecinales y la intervención popular, en las indias este instrumento se conformó en un símbolo de status aristocrático fundado de la estructura burocrática de la organización de los cabildos, produciendo durante la época colonial una política centralista de la corona y de control sobre los nuevos territorios. 

El cabildo indígena tenía como principal función la recaudación y entrega de tributos a los españoles, distribución de mano de obra en construcciones, agricultura y participación en la evangelización.