José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 13 de junio, 2019.- El acuerdo inédito de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) con el gobierno federal seguramente traerá muchas reacciones contrarias por parte de los adversarios políticos del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La próxima semana aproximadamente 400 maestros que fueron cesados por la evaluación durante la administración de Enrique Peña Nieto, serán reinstalados con todos sus derechos incluyendo pago de salarios caídos; serán puestos en libertad los maestros encarcelados y se comenzará a entregar bases a docentes.

Los acuerdos se dieron este miércoles en Palacio Nacional entre dirigentes de la CNTE de Chiapas, Oaxaca  y Michoacán. Sin duda se trata de una buena noticia para los maestros, aunque no hay que olvidar que hay unos 400 maestros eventuales que les adeudan sus salarios desde hace cuatro años y que se están manifestando en Morelia desde hace más de una semana.

Bueno por los maestros, pero falta el compromiso de este sector para que dejen de conducirse como una mafia en la que hay control de todo este sector que incluyen las escuelas normales. Pero sobre todo  a que se creen condiciones para que los maestros reciban una verdadera formación profesional y dejen de ser activistas políticos que cumplen mínimamente en el salón de clases. Tal vez haya sus excepciones, pero todo funcionario de mediano para arriba desconoce esta realidad porque tienen a sus hijos en escuelas privadas. Como lo han hecho los propios dirigentes de la CNTE.

El compromiso debe ser de todos, porque la descomposición social que vive México también incluye a los maestros.