Fabián Bonilla López/Noticias y Debate M3

CDMX, 9 de enero, 2019.- Este año inició virulento, sobre todo en ciertas geografías del suroeste mexicano, sin embargo, de inmediato hubo repercusiones en el círculo más compacto del poder y, al mismo tiempo se desbordaron vía  comunicación digital.

 El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (ELZN) aprovechó la fecha de sus primeros 25 años de vida pública para dar una respuesta contundente de frente a las iniciativas del reciente gobierno, emanado de la “izquierda” electoral, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que a grandes rasgos sería la oposición a la construcción del llamado Tren Maya y del Corredor Transístmico, además de la creación de la Guardia Nacional.

Veamos en qué consistió esta réplica. A más de uno sorprendió la fuerza de las palabras del zapatismo, dichas el pasado 1 de enero, por la voz del Subcomandante Insurgente Moisés. Si bien el pronunciamiento político en la comunidad rebelde de La Realidad fue dirigido a las compañeras y los compañeros que integran al EZ, que van desde las Bases de Apoyo hasta las y los milicianos y las y los insurgentes, pasando por las Autoridades Autónomas, es decir, el mensaje no se quedó en el marco de este evento sino que trascendió.

A partir de un lacónico diagnóstico: “estamos solos como hace veinticinco años”. Al que le siguió el reconocimiento del trabajo y del esfuerzo del EZLN a lo largo del primer cuarto de siglo para construir su autonomía, el Subcomandante Moisés hizo referencia a quien ve con una amenaza a este proceso de libre determinación: “los soldados protectores del capitalismo”.

 Sin embargo, también hizo mención a paramilitares, “chiquitos líderes” apoyados por partidos políticos pero sobre todo haciendo mención de quien “está en el poder”. Sin mencionarlo por su nombre, el portavoz zapatista acusó a AMLO de “tramposo” y de “mañoso”.

Y para sostener esta acusación el Subcomandante Insurgente explicó en que cosiste su “maña”. Básicamente en la simulación: “disimula nuestros modos, nuestras costumbres”, en referencia a la petición de permiso de la Madre Tierra que se hizo en el marco del inicio de la obra del Tren Maya (que como se ha documentado ya, en primera instancia se debió hacer una consulta como marcan acuerdos internacionales y que desde décadas ha reconocido el gobierno mexicano). Por eso esa simulación para el propio Subcomandante hace falta comprenderla por “esos otros hermanos (de) pueblos originarios”.

Otra inconsistencia identificada de “quien está en el poder”, fue a partir de calificarlo de “loco” o “descerebrado”. Pues parafraseando al Presidente, el vocero zapatista dijo: “yo voy a gobernar para pobres y ricos”, ante cual el mismo Subcomandante enfatizó que “solamente un loco que está mal en su cabeza eso lo puede decir”. Pues para él “no se puede apoyar al que está explotado y al que es explotador, se tiene que escoger una de dos, estás con el explotador o estás con el explotado”. De esta manera, se marcó, como en todo discurso político, la diferencia entre antagonistas, entre dos proyectos: el del gobierno federal y el de la lucha zapatista.

Como respuesta, el primer mandatario no salió a confrontar al zapatismo. López Obrador respondió a los cuestionamientos a su manera, señalando que “nadie me va a cucar”, que podría significar que nadie lo va a provocar. Sin embargo, a partir de redes sociales surgió una campaña contra las y los zapatistas que alcanzó un nivel estridente e histérico (que llegó a líder de las “autodefensas” José Manuel Mireles con sus nefastas declaraciones), acusando al Subcomandante Marcos, hoy Galeano, de ser el detractor de AMLO.

Sin embargo, como se ha documentado fue el actual portavoz el Subcomandante Moisés quien es el responsable de las palabras referidas. Desde allí se identifica la calidad de la campaña de desprestigio, pero sobre todo la reiteración del enorme prejuicio que pesa sobre los pueblos originarios y, sobre el EZ, en cuanto a supuesta su incapacidad de tener una voz propia.

Sin embargo, en el mismo terreno de las redes apareció la iniciativa de apoyar a los zapatistas, reconociendo su trabajo en estos años de vida pública. A través de dos hashtag #OtroMundoEsPosible y #EZLNNoEstanSolos, que han servido para que redes de apoyo expresen a su acompañamiento al EZLN. Frente a esto se ha intentado llamar a la conciliación y hasta de aminorar tal conflicto, pero lo anterior deja claro una cosa: en el futuro la lucha se dará por la autonomía, ya sea potenciándola, ya sea queriéndola disminuir y hasta pretender administrarla, pero la lucha es por la autonomía.