Ignacio Ramírez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 31 de julio, 2019.-Desde diciembre de 2018, el entonces procurador de Michoacán, José Martín Godoy Castro, sostuvo que  la entidad no era la  segunda más violenta del país, no obstante, admitió que se encontraba entre las primeras ocho. Sitio que sigue ocupando actualmente, porque si bien es cierto que ha aumentado el número de homicidios dolosos, lo mismo ha ocurrido en otros estados, donde no era tan grave el problema de seguridad como ha ocurrido con Guanajuato, Colima, incluso la Ciudad de México.

En 2018 sumaron mil 392 homicidios dolosos. Pero hay medios informativos que hablaron de al menos 2 mil. La diferencia es de más de 600. El problema es que instituciones como el Sistema Nacional de Seguridad Pública y el INEGI, deberían ser confiables.

Entre 2013 y 2015 sumaron en total tres mil homicidios dolosos aproximadamente,  unos mil en promedio. No obstante, en 2016, sumaron mil 477 y en 2017,  fueron mil 237.  De enero a julio se han cometido aproximadamente 700 homicidios dolosos que encuadran  con lo que viene ocurriendo en poco más de tres años.

Los municipios con mayor incidencia en este delito son: Morelia, Uruapan, Lázaro Cárdenas, Zamora, Buenavista y Apatzingán. A decir de las autoridades, Michoacán ha llamado más la atención porque  muchos de los crímenes han sido sangrientos y con una saña inaudita.

A nivel nacional, en  los estados de Guanajuato, Estado de México, Chihuahua, Jalisco, Guerrero, Veracruz, Ciudad de México, Michoacán y Colima, se han cometido un mayor número de homicidios dolosos.

Estos son algunas estadísticas, quizá lo más importante es que para la mayoría de la ciudadanía en el tema de seguridad han sido pocos los avances, pero sin duda se trata de un asunto complejo que llevará años en resolverse, y eso si se toman las medidas necesarias, de lo contrario las perspectivas son aún más críticas.