Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3

CDMX, 17 de enero, 2019.-Era el 11 de  septiembre de 2017, cuando apareció en un periódico de circulación nacional  la noticia que  la hermana y el cuñado del entonces  secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda Nava, eran los dueños de una gasolinera en el Estado de México que vendía combustible robado. María del Carmen Miranda Nava y Ricardo Víctor Mercado Galán, hermana y cuñado del ahora diputado federal por el PRI, aparecían como los propietarios de dicha gasolinera. 

La historia de esa denuncia se remonta al  25 de agosto del 2017, cuando  elementos de la Gendarmería de la Policía Federal y de la Policía Estatal detuvieron a siete personas cuando descargaban combustible ilegal en la estación ubicada en el kilómetro 2.4 de la carretera Mexicaltzingo-Santiago Tianguistenco, según un informe de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana.

En ese operativo, los detenidos acreditaron la compra de 60 mil  litros de combustible a Pemex, que eran transportados en un tracto camión y dos pipas; sin embargo, los elementos del C5 revisaron el documento con personal de la petrolera y se descubrió que la factura era falsa. La estación de servicio, con razón social Súper Servicio M y M, S.A. de C.V., opera bajo el nombre comercial del franquiciatario Easy Gas, igual que las gasolineras Servicio Megal, S.A. de C.V., en Metepec, y Servicio Rimer, S.A. de C.V., en Santiago Tianguistengo.

En el Registro Público de la Propiedad de Tenango del Valle, en el acta constitutiva de Servicio M y M, aparecen como dueños: Mercado Galán, Miranda Nava y sus tres hijos. En tres sexenios un personaje realizó un carrera meteórica se trata de  Eduardo León Trauwitz. Con Fox, como coronel de infantería,  fue subjefe de la Sección Quinta del Estado Mayor Presidencial, encargado de la seguridad del presidente; y con Felipe Calderón, por cuatro años estuvo como responsable de la seguridad de los altos dignatarios que visitaban el país.

Trauwitz pidió licencia al Ejército para incorporarse en 2010 como jefe de seguridad del todavía gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, función que continuó cuando éste fue el candidato presidencial del PRI.

Peña Nieto lo promovió como subdirector de Salvaguardia Estratégica, donde tuvo a su cargo, con amplios recursos presupuestales y todo el apoyo de la Defensa Nacional, una fuerza de dos mil 500 militares dedicada  supuestamente a cuidar la red de ductos de gasolina del país para frenar la ordeña de combustible. La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda (SHCP) lo tiene bajo investigación. Por lo pronto sus cuentas bancarias ya fueron congeladas.