José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 6 de mayo.-Las marchas de grupos conservadores  en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador se caracterizaron por ser de muy escasa representación y por haber sido manipuladas por grupos de poder económico, como es el caso del ex presidente Vicente Fox, quien aún respira por la herida luego de que la quitaron su pensión de cinco millones de pesos anuales.

En las entidades federativas hubo protestas entre 100 y 500 personas aproximadamente, no obstante en la Ciudad de México sumaron varios miles. Le dijeron  que no sabe gobernar, cuando Obrador ha tomado medidas de austeridad muy radicales que permiten enormes ahorros, pero sobre todo no ha endeudado al país ni ha entregado la riqueza de México, como lo hicieron los gobiernos de Salinas, Zedillo, Calderón, Fox y Peña Nieto.

Esta mañana en la conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador celebró que existan manifestaciones de protesta porque están haciendo uso  del derecho de expresar su inconformidad contra su gobierno. Tras recordar que como opositor su movimiento hizo cientos, miles de marchas y no aspira a ser “monedita de oro”.

Comentó que ha sido reiterado el anuncio de  acabar la corrupción y terminar con los lujos del gobierno.  “Dijimos que íbamos a atender, escuchar y respetar a todos, pero por el bien de todos, que le íbamos a dar preferencia a los humildes, a los desposeídos, porque este gobierno es distinto y contrapuesto a los anteriores”. Acusó a los conservadores  de ser moralmente hipócritas y materialmente corruptos.

El presidente cuestionó los niveles de corrupción alcanzados en pasadas administraciones: “parecían pulpos” que se organizaban para hacer negocios al amparo del poder público. Por eso ese combate les molesta.