Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 22 de mayo, 2019.- La renuncia de Germán Martínez Cázares a la dirección del IMSS puede ser una sorpresa, pero no así la forma como lo hizo, tratando de poner en evidencia al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Lo que puede deducirse de la manera como renunció, es que el michoacano en realidad nunca se puso la camiseta de la Cuarta Transformación; por eso tampoco se le va a extrañar mucho en esta administración.

Hay que recordar que cuando su paisano Felipe Calderón obtuvo la nominación panista a la Presidencia de la República, Martínez Cázares fue designado como representante del PAN ante el entonces Instituto Federal Electoral, desde donde coordinó la defensa del apretado triunfo que obtuvo el panismo en esa elección de 2006 ante Andrés Manuel López Obrador.

Luego del triunfo de Calderón, fue designado secretario de la Función Pública, cargo que dejaría después para ocupar la presidencia nacional del PAN y coordinar la estrategia electoral del partido para las elecciones intermedias de 2009.

Debido a los resultados adversos que obtuvo el panismo en esa elección federal, pues perdió la mayoría en la Cámara de Diputados y cinco de las seis gubernaturas que se disputaban, Germán Martínez renunció a la presidencia del PAN y se alejó de ese partido.

A principios de 2018, Germán Martínez se puso nuevamente en el mapa político al señalar  abiertamente que Andrés Manuel López Obrador no era un peligro para México y declarar su simpatía al movimiento social del hoy Presidente de la República.

En febrero de 2018, Morena aprobó su candidatura al senado por la vía plurinominal.

En julio de 2018, tras ganar la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador propuso a Martínez Cázares como titular del IMSS y el 3 de diciembre el Consejo Técnico del organismo le rindió protesta. (Con información de MSN Noticias).

Este martes, fue noticia su renuncia al IMSS, a través de una carta plagada de ataques hacia el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, pero sobre todo con severas críticas hacia las medidas de austeridad republicana implementadas por el presidente López Obrador, acusándolo prácticamente de dejar desprotegidos a los mexicanos más pobres.

Reitero, Cázares nunca se puso la camiseta de la 4T –se dice que vivía en la Ciudad de México y que sólo se aparecía en Morelia, a donde fue desconcentrado el IMSS, una vez a la semana-. Seguramente el cargo no cubrió sus expectativas.

Por eso mismo, el Presidente no lamentó demasiado la renuncia del michoacano.