José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 2 de octubre, 2019.- Habitantes de la comunidad de Capacuaro liberaron, entre ayer en la noche y hoy en la mañana, a los dos elementos de la Policía Michoacán y cuatro autobuses que mantenían retenidos para exigir la liberación de seis de sus compañeros que fueron detenidos cuando extraían madera ilegal del pueblo vecino de San Francisco, municipio de Uruapan.

Gente de San Francisco y de San Andrés Corupo detuvieron este sábado en la tarde a los talamontes, incluso les quemaron cinco camionetas de redilas. En respuesta, familiares y amigos bloquearon la carretera Uruapan-Paracho en el entronque con Los Reyes.

A decir de las propias autoridades comunales de Capacuaro, los detenidos y otras 60 personas más de la comunidad se han dedicado en los últimos años a extraer madera ilegal de los pueblos vecinos, debido a que  la comunidad prácticamente se quedó sin bosque. Dijeron que  este grupo fue expulsado de la comunidad y les desconocieron sus derechos porque han actuado fuera de la legalidad.

Este martes en la mañana, los familiares y amigos de los seis detenidos se encuentran en la Fiscalía Regional de Uruapan para tratar de liberar a los presuntos talamontes que en reiteradas ocasiones han delinquido.

En entrevista con La Jornada, los comuneros que se negaron a dar sus nombres por razones de seguridad, comentaron que hace siete meses el ayuntamiento de Uruapan les presto maquinaria  a ese grupo para que pudieran tener acceso a la reserva de bosque de Capacuaro conocida como Potrero Grande. Sin embargo la han utilizado para extraer madera ilegal de predios vecinos.

Cansados de la destrucción de sus bosques,  los comuneros de San Francisco y San Andrés Corupo detuvieron a los seis talamontes y los entregaron a la policía de Uruapan, quienes rescataron las cinco camionetas que habían sido  incendiadas parcialmente.

Este lunes en la tarde, los familiares y amigos de los detenidos  retuvieron tres autobuses de la línea Purhépecha y uno de Primera Plus, bloquearon la carretera y retuvieron a dos policías.  Las autoridades comunales de Capacuaro les pidieron que liberaran las unidades y a los uniformados para que ellos pudieran intervenir a su favor. Se negaron al principio pero ya en la noche y en la mañana de este día fueron liberados.

Las autoridades comunales manifestaron que la reserva de Potrero Grande es el único recurso forestal que le queda a Capacuaro y que no están de acuerdo con lo que vienen realizando las casi 70 personas que se dedican al robo de madera.

Dijeron también que no tampoco quieren que la gente de afuera vea a toda la comunidad como saqueadores de madera, porque es solo un grupo que tiene al menos unas 25 camionetas para extraer madera ilegal en toda la región purépecha, ya que Capacuaro como la mayoría de los pueblos de esa zona se dedican a trabajar la madera, y muchos tienen que comprarla. Dijeron que de los gobiernos solo han recibido promesas, y la gente de las comunidades tiene que sobrevivir como sea.