Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 22 de septiembre, 2019.- Al presidente Andrés Manuel López Obrador le están resultando rebeldes algunos de sus funcionarios  y esta vez tocó el turno al director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHRM), Pedro Salmerón.

En el actual gobierno federal, titulares de dependencias han renunciado a sus cargos y no se han quedado callados, sino que han balconeado al Presidente y se han quejado públicamente de sus estrategias sobre todo en materia de austeridad.

En el gobierno actual, el primero en presentar su renuncia de forma escandalosa fue el director del  IMSS, Germán Martínez Cázares,  en mayo pasado, a través de una carta plagada de ataques hacia  el entonces secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, pero sobre todo con severas críticas hacia las medidas de austeridad republicana implementadas por el presidente López Obrador, acusándolo prácticamente de dejar desprotegidos a los mexicanos más pobres.

Posteriormente, en julio, fue precisamente Carlos Urzúa, quien también mediante una carta que hizo pública, renunció al cargo acusando al gobierno obradorista de implementar medidas públicas sin sustento y de no tolerar la imposición de funcionarios  que no tienen conocimiento de la hacienda pública.

Con respecto al director del INEHRM,  la polémica se generó a raíz de un texto en el que Pedro Salmerón llamó “jóvenes valientes” a los integrantes de la Liga Comunista 23 de septiembre, relacionados con el asesinato del empresario regiomontano Eugenio Garza Sada.

El texto generó la reacción de personajes como el expresidente Felipe Calderón y del presidente de Coparmex, Gustavo de Hoyos, quien lamentó el adjetivo de “valientes” a los asesinos del empresario, pidió un deslinde de López Obrador sobre el tema y exigió la remoción del funcionario.

Este sábado, el director del INEHRM publicó en su cuenta de Twitter que había puesto su renuncia a la disposición del Presidente; horas más tarde Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto anunció, también en redes sociales, que había designado a Felipe Ávila como el nuevo director del Instituto.

Más, tarde, el propio Pedro Salmerón emitió otro tuit en el que dijo “no se adelanten. No he renunciado a la Dirección General del INEHRM, solamente la he puesto sobre la mesa. Gracias por preguntar”.

Tal vez sea falta de comunicación interna o que de plano han salido muy rebeldes y revoltosos estos nuevos funcionarios. Como sea, es una forma diferente de hacer política en este Gobierno. Habrá que esperar cuál será la reacción de López Obrador.