José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 28 de marzo.-La historia de México y Michoacán continuamente han tenido variables como el despojo, tanto de recursos naturales, tierras e incluso pequeñas propiedades. Quisiera uno pensar que eso cambiado, pero no es así.

La delincuencia organizada ha despojado de riqueza mineral a comuneros y pequeños propietarios; muchas veces bajo el disimulo de autoridades. Pero también los propios gobiernos han hecho de las suyas, como ocurrió en el sexenio de Felipe Calderón. Lo más común es que entre particulares exista la práctica de despojo, sobre todo cuando se piensa que la presa es muy fácil y demasiado vulnerable, como ocurre con los pueblos originarios.

Una familia de San Jerónimo Purenchécuaro, municipio de Quiroga, denunció haber sido víctima de despojo por parte de dos particulares y un notario público, quienes además, ahora acusan a los verdaderos dueños del predio ubicado en Morelia de haber sido los  agresores.

En conferencia de prensa, integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) informaron que la señora Alicia Morales Pérez es dueña de un terreno en la calle Bélgica, de la colonia Villa Universidad de la capital michoacana, tal y como lo avalan las escrituras que tiene en su poder.

No obstante, en 2013 cuando regresó a su vivienda, observó que había cambios en la fachada y al investigar sobre el caso se pudo percatar que habían falsificado documentos en los que presuntamente había vendido la propiedad.

En este despojo estuvieron involucrados Rogelio Ayala Ayala, propietario de la inmobiliaria Erandy;  Alejandro Peralta Arnaud, profesor de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, y el ex notario público, Emilio Solórzano Solís.

Estas personas consiguieron copias de las escrituras número 10393 en el Registro Público de la Propiedad, con fecha 9 de febrero de 2012. Falsificaron una compra-venta con nombres y documentos falsos. Cabe señalar que Emilio Solórzano heredó la notaría a su hija Lisbeth Solórzano Suárez.

La señora Alicia Morales mostró copias de las escrituras y del pago del impuesto predial. Pero ahora ella es acusada de despojo porque las personas antes citadas vendieron la propiedad a un particular.

A pesar de las pruebas presentadas ante las autoridades, no ha habido ningún avance, porque además el profesor Alejandro Peralta vendió la propiedad a Jorge Alberto Guzmán, La familia Morales mostró documentos donde el presunto comprador de su propiedad mostró una fotografía y credencial de elector falsa.

Hace cinco años, la familia Morales presentó la demanda 402/2013, pero en respuesta ha habido omisión, discriminación e injusticia. EL FNLS pidió a los gobiernos federal y estatal intervengan en este caso de despojo, en el que existen todas las pruebas que demuestran la legítima propiedad de la familia Morales. (Con información de La Jornada)

Es importante que las autoridades  hagan valer la ley, porque no se puede permitir que el despojo siga siendo una práctica común por parte de delincuentes y  de personas que se basan en el llamado “influyentismo” para despojar a quienes consideran indefensos.