José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 27 de enero, 2020.- Los problemas de inseguridad en Morelia, el estado y el país han ido en aumento desde hace al menos 15 años, se deben a varias circunstancias que tienen que ver con la pérdida de valores, la degradación social y el aumento del consumo de drogas, principalmente las sintéticas.

Comentaremos sobre Morelia, aunque bien podría tratarse de Zamora o Uruapan, o cualquier otro municipio que tiene serios problemas de delincuencia organizada.

Por la inseguridad y la violencia al menos 4 mil 500 familias han abandonado sus casas de interés social, ubicadas en las inmediaciones de la capital michoacana, aunque el Infonavit y el Centro de Investigación y Documentación de la Casa (CIDOC) aseguran que se debe principalmente a que se ubican lejos de los centros de trabajo.

Para hablar solo de dos casos: en los fraccionamientos populares Villas del Pedregal y Misión del Valle, habitan al menos unas 47 mil personas, según los comités vecinales, y han sido abandonadas unas mil 500 casas por robo y por la proliferación de drogadictos y delincuentes.

Villas del Pedregal se encuentra a unos 12 kilómetros de Morelia en dirección a Quiroga. Mientras que Misión del Valle   a unos 15 kilómetros de la capital michoacana rumbo a Zinapécuaro. Ambos asentamientos pertenecen al municipio de Morelia.

Desde al menos siete años comenzaron los problemas de seguridad, por robos y presencia de grupos delictivos, sobre todo narcomenudistas. Tanto la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado como la Fiscalía General de Justicia del Estado, advirtieron al ayuntamiento de Morelia que era necesario reforzar la vigilancia en toda la zona de fraccionamientos, porque había múltiples denuncias de robos a casas habitación y a transeúntes.

En el caso del fraccionamiento Misión del Valle, apenas el pasado 17 de enero, tres delincuentes murieron y tres más fueron detenidos. Días después, elementos de seguridad federal y estatal detuvieron a otros cuatro.

Tres casas de seguridad fueron desmanteladas, según las primeras investigaciones los delincuentes no solo se dedicaban a la venta de drogas sintéticas al menudeo, sino también al secuestro y robos. Según el comité vecinal había grupos armados que entraban y salían en diferentes horas del día.

En tanto, Villas de Pedregal se convirtió en una zona de conflicto. Está rumbo a Quiroga por la carretera libre a Guadalajara. Es una pequeña ciudad de 7 mil 535 casas, pies de casa y departamentos. Todos con espacios sumamente reducidos.

El fraccionamiento, a pesar de estar rodeado de cerros y grandes extensiones de tierra, carece de áreas verdes, mercado y plazas, las pocas escuelas que hay son insuficientes, a decir de los vecinos. Lo más grave es que hay mucho drogadicto y grupos de jóvenes que se dedican a delinquir. En los últimos meses ha habido decenas de arrestos en este fraccionamiento que es famoso por la delincuencia y el hacinamiento.

 En Villas del Pedregal, a decir de su comité vecinal, se han tenido que autodefender, y en los últimos cinco años han detenidos a más de 400 ladrones sorprendido infraganti, incluso a algunos de ellos en más de 20 ocasiones, porque las autoridades los liberan casi de inmediato.

Las autoridades del ayuntamiento de Morelia aseguran que los delitos de alto impacto han ido a la baja, pero la realidad y percepción es otra. Por razones desconocidas, pero imaginables, a pesar de las grandes inversiones en materia de seguridad los resultados han sido mínimos en los últimos 19 años, y la capital michoacana no ha sido la excepción. (Con información de La Jornada)