José K/Noticias y Debate M3 

Morelia, Mich., 11 de marzo.- La Secretaría de Medio Ambiente Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet), revocó la autorización de impacto ambiental a la constructora Campestre Puerta del Bosque, ante la presión que  ejercieron en los dos últimos meses comuneros de Jesús del Monte, municipio de Morelia.

En 2015, la entonces Secretaria de Urbanismo y Medio Ambiente (Suma) otorgó la autorización de impacto ambiental para la construcción del fraccionamiento residencial Puerta del Bosque ubicado, en más del 50 por ciento, en la zona protegida Pico Azul-La Escalera”, que abarca territorio de los municipios de Charo, Madero y Morelia. 

Esta área boscosa, ubicada al sur de Morelia, ha sido gravemente deforestada por el cambio de uso de suelo para la construcción de fraccionamientos residenciales, centros comerciales, escuelas particulares, y para la siembra de cultivos como maíz y aguacate. 

Ante el crecimiento de la mancha urbana, se decretó área natural protegida la zona conocida como Pico Azul-La Escalera el 13 de septiembre de 2011, que también ha sido presa de deforestación en la última década. 

De acuerdos a un estudio realizado por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) Michoacán es el tercer estado del país que más ha sido afectado por el cambio climático y el pronóstico para los próximos años no es nada favorable. Cabe señalar que apenas comienza la temporada de estiaje y en esta entidad la temperatura alcanza hasta 45 grados centígrados. 

Según datos del Meteorológico, Morelia, hasta hace dos décadas, tenía un clima agradable entre 25 y 27 grados en primavera y verano, sin embargo, el clima en la actualidad rebasa los 30 grados. La zona boscosa del sur de la ciudad por el rumbo de Santa María, Jesús del Monte y San Miguel del Monte es un área cubierta de fraccionamientos y centros comerciales conocidos como Altozano. Han sido destruidas miles de hectáreas de bosque y eso está a la vista. 

El diagnóstico sobre la vulnerabilidad de Michoacán ante el cambio climático realizados por la Semaccdet y el Conacyt, Michoacán está pasando a ser más seco, sobre todo en las zonas boscosas cada vez más deforestadas. 

Un grupo de comuneros de Jesús del Monte y de San Miguel del Monte están tratando de frenar la construcción de más fraccionamientos en terrenos forestales que están siendo adquiridos por particulares aprovechando la necesidad de la gente. Además de las áreas arboladas se están secando los manantiales, y los escurrimientos en temporada de lluvia que abastecen la presa de Cointzio y lago de Cuitzeo cada vez son menores. La situación es verdaderamente delicada.