Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 22 de febrero, 2019.- Los ex presidente panistas, Vicente Fox y Felipe Calderón, tendrían que darle muchas explicaciones al pueblo de México. Pero la ley no lo contempla y tendría que reformarse la Constitución para que pudieran ser llamados a cuentas.

Aunque también, como lo soben la mayoría de los mexicanos, los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Enrique Peña Nieto violentaron el marco legal para llevar a cabo acciones que perjudicaron a la nación. Así lo comentó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Obrador descalificó la gestión de sus antecesores, en especial, la de Felipe Calderón: “Le entregó a las empresas mineras 21 millones de hectáreas. Actuó con una irresponsabilidad supina, sin tener un diagnóstico, sin atender las causas, le pegó un garrotazo al avispero, a lo tonto; declara la guerra a las bandas de la delincuencia, violencia, desaparecidos, todo esto que estamos enfrentando”. (La Jornada, 22 de febrero, 2019)

Felipe Calderón respondió a los señalamientos de  Obrador, en su cuenta de Twitter: “Indeseable en toda circunstancia, el linchamiento político resulta más grave cuando se promueve desde el poder… el gobierno actúa con alevosía y ventaja adicionales a las de cualquier otra fuerza social o política”.

A su vez, Vicente Fox señaló: “Tú también vas a juicio x los delitos de: usar fuerza militar y tus 5,000 muertos más 175 quemados vivos; Fobaproa del NAIM; por reventar a Pemex; por crimen ambiental tren y 2 bocas”.

Algo que debe quedar claro es que Obrador tiene la sartén por el mango. Cuenta con información privilegiada sobre las acciones de los ex presidentes. Fox y Calderón se defenderían mejor callados. Además, al menos el 83 por ciento de los mexicanos  lo están apoyando.

Sin embargo, por cuestiones políticas el presidente de México debería reunir  información de los ex presidentes de México y darla  a conocer en una sola emisión, para evitar desgaste y sesiones de dimes y diretes. Si es necesario presentar pruebas y promover una reforma para que los ex mandatarios vayan a juicio. Esto no sería conveniente en el corto tiempo porque entraríamos a un proceso de confrontación. Tal vez en unos años después, una vez que valore detenidamente si eso conviene al país y a la estabilidad económica y política.