José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 14 de julio, 2020.-En Michoacán han desaparecido al menos 300 personas que fueron arrestadas por alguna autoridad de gobierno de la federación, el estado o municipio. Sin contar a más de dos mil personas que desaparecieron por diferentes causas de 2019 a la fecha, y más del 50 por ciento de ellas han sido localizadas con vida.

No obstante, ni las familias afectadas ni organizaciones defensoras de derechos fundamentales en Michoacán han participado en la elaboración del registro histórico de personas desaparecidas, no obstante que el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro, Encinas, haya informado lo contrario, afirmó Mercedes Ruiz, integrante de Familiares Caminando por Justicia.

“Hemos solicitado acercamiento con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y con el subsecretario Alejandro Encinas desde hace más de un año y no nos han recibido, incluso pedimos su participación en la Caravana de Búsqueda de mayo de 2019 y no se presentaron. Falta más atención y darnos oportunidad de participar, porque nadie más que nosotros sabemos lo que significa perder un hijo, un hermano o un padre”, apuntó Mercedes Ruiz.

El gobierno federal debe de atender los casos de desapariciones forzadas en Michoacán, ya que suman al menos 300 casos bien documentadas, en las que estuvieron involucradas autoridades de los tres órdenes de gobierno, así como delincuencia organizada. “En la Carava de Búsqueda de hace más de un año recibimos más de una decena de denuncias de personas que incluso no iban solas cuando fueron detenidas, pero no hay denuncias”.

Dijo que es necesario que la CNDH y la Secretaría de Gobernación transparenten la metodología que utilizaron para asegurar que hay 73 mil 201 personas desaparecidas, casi todas a partir de 2006. “Necesitamos tener acceso a la base de datos y de información”, enfatizó la luchadora social.

El abogado Alejandro Ortiz Ruiz, desapareció el 29 de noviembre de 2010, iba acompañado de su socia Vianey Heredia, y la última vez que tuvieron contacto con ellos fue en Apatzingán. “Se dirigían a Lázaro Cárdenas, donde atendían a pequeños propietarios de una mina, comentó Mercedes Ruiz, madre del desaparecido.

Dijo que las familias organizadas tienen documentadas unas 300 desapariciones forzadas. “Las autoridades de varios estados del país, entre ellos Michoacán, “tienen una enorme deuda con las familias de los desaparecidos, porque hemos vivido décadas de simulación y humillaciones, lo único que han sabido decir es que no hay nada nuevo sobre el caso, cuando sabían perfectamente que no habían hecho nada”, apuntó la defensora de derechos humanos.

En tanto, el Comité de Familiares de personas Detenidas Desaparecidas en México (COFADDEM), Alzando Voces y el Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM), informó que el próximo 25 de julio se llevará a cabo un homenaje, en la cabecera municipal de Zacapu, al cumplirse 46 años de la desaparición forzada de Amafer, Armando, Solón Adenauer y Venustiano Guzmán Cruz, quienes tenían entre 15 y 19 años de edad. Tres de ellos pertenecientes al grupo guerrillero Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR). Los cuerpos de seguridad federal también se llevaron a Jesús Guzmán Jiménez, padre de los cuatro jóvenes.