Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 10 de enero, 2019.- En este tema de la falta de gasolina y ante la desesperación que se agrava conforme pasan los días, los afectados culpan enteramente al gobierno federal, pero también quisieran ver más proactivo al gobierno del estado, más preocupado por hacer algo para atenuar las molestias de sus ciudadanos ante esta situación, y no solamente  culpar al Presidente.

Desde que inició la contingencia, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, ha venido reprochando a la administración federal la falta de combustible y que no haya información clara al respecto.

Después de más de una semana de desabasto de gasolina, el mandatario envió una carta al director de Pemex para solicitar remedio al conflicto.

Este miércoles, el periodista Joaquín López Dóriga entrevistó a Aureoles, cuyas respuestas no dejaron del todo satisfechos a quienes están padeciendo el problema y que quisieran un interlocutor ante la Federación más convincente.

Le preguntó Joaquín que si ya había obtenido respuesta a su carta, contestó que no. Le cuestionó que si ya había intentado hablarle por teléfono al director de Pemex, dijo que no; también le preguntó que si ya  buscado a la secretaria de Energía, dijo que tampoco.

El periodista preguntó que entonces cómo le había hecho el gobernador de Guanajuato para que a él sí lo recibieran en Pemex para exponer la problemática. Silvano dijo que seguramente su homólogo se fue a plantar a las oficinas en la Ciudad de México. La pregunta de Joaquín enseguida: ¿y qué esperas?

Aureoles insistió en que el gobierno federal debió avisar a los estados de la estrategia pero no lo hizo; es de suponerse que habría alguna razón para que no lo hicieran. Tal vez fue una falla de comunicación pero quizá también se deba a cierta desconfianza.

Por lo pronto es de preverse que el abasto de gasolina empiece ya a regularizarse, pero mientras los ciudadanos afectados nos quedamos con la molestia, muchos hacia el gobierno federal, pero muchos otros también hacia la falta de firmeza de las autoridades estatales.