José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 25 de mayo.- Es cierto, Nahuatzen es de las comunidades más pobres de Michoacán, y es también donde el conflicto político se ha arraigado durante aproximadamente cinco años. Están los que defienden los usos y costumbres, es decir, el gobierno comunal, y también los que están a favor del sistema partidos. Hay un tercer factor: la delincuencia organizada que ha estado afectando no solo  a este pueblo purépecha sino a varias comunidades más.

En Nahuatzen se han ido agotando los bosques, su comercio y agricultura son menores. Los más de 15 mil habitantes de la cabecera municipal sobreviven con muchas dificultades, pero el mayor daño lo ha provocado la división política. Al igual que muchos pueblos purépechas ha sido olvidado por los gobiernos de los tres órdenes de gobierno, contando a las administraciones municipales que se han caracterizado en una buena parte por la corrupción. Por eso cada vez son más comunidades que buscan regirse por el principio de usos y costumbres, tal y como lo hizo Cherán, Nurío y el propio Nahuatzen, éste último con muchas piedras en el camino.

El Concejo Ciudadano Indígena de Nahuatzen (CCIN) solicitó una respuesta pronta a la demanda presentada ante el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM) para  que se cumpla con el mandato de entrega de recursos proporcionales que les fue autorizado por este órgano electoral y que el gobierno municipal perredista les suspendió en marzo pasado por acuerdo de cabildo.

Efraín Avilés Ramírez, vocero del CCIN, dijo que su deseo es poder trabajar y sacar adelante a Nahuatzen porque en 2016, según la Coneval,  este municipio purépecha fue catalogado como el más pobre de Michoacán. “No queremos confrontaciones con la alcaldesa  recién nombrada, Mayra Lucía Morales, solo pedimos que se nos reconozca como autoridad comunal y se nos entregue la parte proporcional del presupuesto como lo ordenó el TEEM a principios de 2018 y se nos comenzó a entregar en julio del año pasado”.

Dijo que el CCIN no reconoció el triunfo del perredista David Otlica en julio pasado (muerto el pasado 23 de abril) porque en Nahuatzen no hubo comicios, no se instalaron casillas. “Por eso le decimos a la alcaldesa que puede  instalarse en la comunidad que se lo permitan  pero en Nahuatzen no porque aquí gobierna una autoridad comunal.

Los mayores problemas que tiene Nahuatzen son la pobreza,  la división entre su gente, la presencia de  grupos delictivos, y el olvido de los gobiernos. Aun así ha habido pueblos purépechas que han salido adelante, pero son los menos.