Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 23 de febrero, 2020.- Han transcurrido siete años de que surgieron grupos de autodefensa en la región nahua de Aquila, y si bien es cierto que lograron ahuyentar a la delincuencia organizada,  una buena cantidad de los aproximadamente mil guardias comunitarias se integraron a grupos  delictivos, incluyendo a varios líderes.

La gente de la sierra-costa ya no confía en sus líderes, porque se olvidaron del objetivo de su lucha y ahora lejos de velar por las comunidades indígenas, se convirtieron en opresores o bien se dedicaron a otras actividades, algunas de ellas ilícitas.

Cemeí Verdia Zepeda fue expulsado de su tierra natal Santa María Ostula; su segundo a bordo Germán Ramírez, El Toro, jugó el doble juego de policía rural y delincuente. Mientras que Agustín Ramírez, que defendió a los comuneros de la cabecera municipal de Aquila, ahora anda a salto de mata, y se ignora a qué se dedica.

En agosto de 2013, a poco más de dos meses de haberse integrado formalmente como guardias comunitarias fueron detenidos por fuerzas federales 41 integrantes del grupo de autodefensa de la cabecera municipal de Aquila, junto con su líder Agustín Villanueva Ramírez y sus dos hermanos. Los autodefensas fueron liberados, pero Agustín y sus hermanos permanecieron presos hasta octubre de 2017, los acusaban de secuestro, pero a decir de los comuneros de Aquila se trató de un delito fabricado.

Agustín Villanueva fue autoridad comunal de Aquila, y el actor principal que logró en 2012 que la empresa Ternium pagara por la renta de sus tierras y por concepto de regalías a los 465 comuneros, al menos 15 mil pesos mensuales a cada uno, cuando anteriormente le daban mil 200 pesos al año, lo que no le perdonaron los directivos de la minera.

Los 465 comuneros de Aquila pagaron al menos 40 millones de pesos por cuotas al crimen organizado entre 2012 y 2015, y en promedio la empresa minera extrae más de 10 mil toneladas diarias de hierro.

Cemeí Verdia estuvo preso en 2015. Meses después salió en libertad. Se alejó del grupo de autodefensas, por lo que su segundo a bordo Germán Ramírez tomó el cargo, y desobedeció la orden de desarme en mayo de ese año. El Toro fue acusado de abuso y de haberse involucrado en actividades ilícitas, a pesar de haber sido comandante de la policía municipal. Actualmente a Germán Ramírez se le acusa de estar en actividades que tienen que ver con narcotráfico.

Cemeí fue designado parte de la policía rural que formó el entonces comisionado para la seguridad de Michoacán, Alfredo Castillo. Al ex líder de autodefensas no le agradó y decidió incursionar en política, a mediados de 2018 fue candidato a diputado local en el distrito de Coalcomán por el Partido Acción Nacional (PAN), elección que perdió.

Luego dijo que se dedicaría a la siembre de papaya, en un predio cercano a los límites con Colima.  Sin embargo, ante las fechorías de El Toro, junto con Agustín Villanueva emprendieron la lucha, pero no pasó nada, aunque en la región nahua se habló de varios enfrentamientos.

Hay incertidumbre porque finalmente las comunidades nahuas siguen bajo amenaza, y no hay nada que esperar de las guardias comunitarias que hace siete años emprendieron la lucha contra el crimen organizado.