Ernesto Martínez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 16 de octubre, 2019.- El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo,  dijo no hacer más dramas y especulaciones del asesinato de los 13 policías en Aguililla, en torno a lo señalado en algunos medios informativos, sobre “el absurdo” de que funcionarios estatales habían mandado matar a los uniformados.

Aureoles Conejo, señaló que en su administración habrá cambios en las estrategias de seguridad, pero no despidos de funcionarios, “por el contrario, vamos a cerrar filas”.

Solicitó a la Fiscalía General del Estado (FGE) indagar sobre el juez penal que emitió la orden para trasladar de Aguililla a Morelia a una mujer y su hija: así como por qué no hubo planeación alguna cuando el municipio ha sido durante mucho tiempo de alto riesgo; por la presencia de grupos del crimen organizado que se dedican a la fabricación de drogas sintéticas.

El mandatario del estado  se pronunció de esa manera, ofrecida en conferencia de prensa, antes de partir a Apatzingán a una reunión con mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en las instalaciones de la 43 Zona Militar, en donde afirmó que cuenta con todo el respaldo de la federación para detener a los aproximadamente 30 sicarios que emboscaron a los policías estatales en la localidad de El Aguaje, municipio de Aguililla.

Al referirse a lo ocurrido el pasado lunes, Aureoles Conejo afirmó que hubo información “maliciosa y muchas especulaciones”, en torno al móvil del atentado, por lo que es mejor esperar a que concluyan las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la Fiscalía General de Michoacán.

Dijo que entiende a los familiares de los policías en la demanda de exigir justicia, “es por eso que me comprometo a aclarar los hechos, y revisar detalladamente lo que ocurrió, incluso en el caso de que haya habido omisiones y descuidos…Lo más importante es aclarar los hechos y llevar a la cárcel a los responsables de los homicidios, y no se descartará ninguna línea de investigación”.