José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich.,  13 de septiembre, 2019.- El presidente municipal de Buenavista, Gordiano Zepeda Chávez,  pidió al gobierno estatal más elementos policiales ante los embates del crimen organizado que pretende que no haya policías en este municipio de Tierra Caliente.

La policía municipal solo cuenta con 32 elementos, que además de insuficientes no cuentan con la capacitación y el armamento necesario. “Prácticamente viven bajo amenaza”, dijo el alcalde.

El 1 de septiembre de 2018,  horas antes de rendir protesta como encargada de la presidencia municipal por ministerio de ley, luego de que el alcalde electo Eliseo Delgado fue asesinado el 20 de julio de ese año,  la síndica  de este municipio, Elvia del Socorro Ortega Peláez, renunció públicamente a su cargo, sin dar a conocer los motivos que la hicieron tomar esta determinación. Abandonó Buenavista y el país.

Temeroso por su vida,  el 5 de septiembre del año anterior, Gordiano Zepeda Chávez, tomó protesta ante el pleno del Congreso del Estado como presidente municipal sustituto de Buenavista Tomatlán. “Hay una descomposición social que se ha venido generando a largo de los últimos años y que ha desencadenado en una baja educación que lleva a las nuevas generaciones a inmiscuirse en actividades ilícitas”, declaró  hace un año cundo asumió el cargo.

El 27 de junio de 2018, el alcalde suplente de Buenavista,  Javier Ureña González, fue ultimado a balazos  en una brecha cercana a la localidad 18 de Marzo, cuando iba a bordo de su vehículo. Apenas días antes había tomado posesión de la encomienda, debido a que el presidente municipal Lorenzo Barajas Heredia solicitó licencia para buscar su reelección.

Al igual que Tepalcatepec, el municipio de Buenavista ha sido complicado por la presencia de grupos delictivos. En febrero de 2013, primero en La Ruana y luego en la cabecera municipal surgieron grupos de autodefensa. El 1 de mayo de ese 2013, fue asesinado Jesús Torres Chávez, hermano de Luis Torres, presidente municipal de Buenavista.

No obstante, desde 2005 comenzó la violencia en Buenavista contra funcionarios municipales y familiares. El 8 de julio de ese año, fue ultimado a balazos Fernando Chávez López, El Güero, ese día no llevaba su camioneta blindada. Tras el asesinato del edil, su viuda Rosa Isela Chávez ocupó la alcaldía, pero 10 meses después renunció al cargo y fue sustituida por Jesús Ortega Farías, quien cuatro meses después de dejar el encargo, fue asesinado  en un rancho de su propiedad en abril de 2008

El 11 de septiembre de 2013 fue ultimado, Osbaldo Esquivel Lucatero, ex presidente municipal de Buenavista Tomatlán, quien fungía en ese momento como diputado local.